Tercer día de protestas de etíopes israelíes contra la violencia policial

Post thumbnailIsraelíes de origen etíope protestan en Tel Avivi Foto: REUTERS/Ammar Awad
Por tercer día consecutivo continuaron ayer, miércoles, las manifestaciones en Israel de la minoría etíope contra la violencia policial, tras la muerte el domingo de uno de sus miembros a manos de un policía fuera de servicio.

Las manifestaciones de ayer, registradas en las varias ciudades del país, fundamentalmente en Tel Aviv, fueron sin embargo más calmadas que las del martes donde se registraron más de 100 heridos y 136 arrestos.

Las movilizaciones del miércoles, que se dieron ante un enorme despliegue policial, colapsaron el tráfico en Tel Aviv y zonas aledañas y se registraron incidentes aislados de violencia y alrededor de 15 arrestos.

El descontento no cesa desde la muerte el domingo, de Solomon Tekah a manos de un policía fuera de servicio que intervino en una pelea callejera en la ciudad de Haifa.

La familia del joven caracterizó las protestas de "justas y legítimas" pero pidió que se detengan hasta la semana que viene, cuando ya hayan pasado los siete días de duelo que observa el judaísmo.

"No vamos a aceptar ni tolerar el bloqueo de calles y el uso de violencia", advirtió el primer ministro, Benjamín Netanyahu, aunque reconoció que "hay problemas que deben ser resueltos".

Por otra parte, esta tarde el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdán, y altos cargos de la Policía se reunieron con representantes de la comunidad etíope para intentar calmar los ánimos.

Tras el encuentro, el ministro prometió crear un comité en la Policía para tratar los "comportamientos racistas" dentro de las fuerzas y dijo "entender el reclamo".

El presidente, Reuvén Rivlin, dijo que "esto no es una guerra civil" sino una "lucha compartida de hermanos y hermanas" y subrayó: "No aceptaremos una situación en la que los padres teman dejar salir a sus hijos de sus casas por temor a que los lastimen por el color de su piel u origen étnico".

En enero, miles de etíopes ya habían participado en diversas protestas por la muerte de otro miembro de su comunidad, que recibió un disparo de un agente cuando, según la versión oficial, se acercaba a él con un cuchillo.

Más de 135.000 judíos de origen etíope residen en Israel y llegados principalmente en dos olas migratorias, en 1984 y 1991.

La comunidad, reconocida plenamente como ciudadanos israelíes, se siente discriminada por su origen étnico y, a nivel general, se encuentra en los escalafones socioeconómicos más bajos.

Miembros de esta minoría, que cuenta con representantes parlamentarios en los dos partidos políticos más importantes del país, acusan a la Policía de utilizar violencia excesiva basada en comportamientos racistas. EFE