Teorías antisemitas de conspiración en relación con el coronavirus

Post thumbnailQuema de judíos durante la epidemia de la Peste Negra, 1349, Bruselas. Foto: Wikimedia
Varias teorías de conspiración han surgido rápidamente vinculando a judíos e Israel con la pandemia de coronavirus. Estas son nuevas mutaciones de cepas históricas de teorías antisemitas de conspiración, incluido el motivo de "envenenamiento de gentiles" y la acusación de que los judíos quieren controlar el mundo. Todas estas teorías están relacionadas con la teoría de conspiración antisemita más popular de todas, la mutación moderna del antiguo libelo de sangre que afirma que Israel se comporta como los nazis y tiene intenciones nazis hacia los palestinos.

El estallido de la pandemia de coronavirus (COVID-19) ha llevado a la rápida proliferación de una serie de teorías antisemitas de conspiración. Desafortunadamente esto no es sorprendente, ya que la tendencia a culpar a los judíos por la desgracia generalizada se remonta a siglos atrás. Una de las primeras teorías conspirativas antijudías registradas fue escrita por el historiador judío de la era romana Flavio Josefo. Nos dice que, según el enemigo de los judíos, Apion, un griego que vivía en Egipto, los judíos secuestraron a un griego, lo mantuvieron cautivo en el Templo de Jerusalén, lo sacrificaron y se lo comieron. Este fue el precursor del libelo de sangre, una de las principales cepas de las teorías de conspiración antisemita.

Rápido avance hasta hoy en día. Nathan Sharansky dijo recientemente: "Están culpando a los judíos [por el coronavirus], acusándonos de tratar de destruir la economía para ganar dinero". Señaló que la reciente y virulenta propaganda antisemita que culpa a los judíos por el brote del virus se originó en Irán, Turquía y otros países que no son amigables hacia Israel ni hacia los judíos. En Irán los medios controlados por el Estado culpan a los "sionistas" por la epidemia y advierten a las personas que no usen una vacuna contra el coronavirus si es desarrollada por científicos israelíes (aunque este mensaje es algo inconsistente: el alto clérigo iraní gran ayatolá, Nasser Makarem Shirazi, ha dicho usar una vacuna israelí es permisible si no hay sustituto).

La ADL (Liga Antidifamación por sus siglas en inglés) cita la afirmación de los supremacistas blancos de que los judíos crearon el virus para aumentar su control sobre una población diezmada y obtener ganancias financieras, un mensaje que se está extendiendo en las plataformas principales como Twitter, YouTube, Instagram y Reddit. Algunos teóricos de la conspiración sugieren que el virus fue fabricado por Estados Unidos e Israel para atacar rivales políticos como China e Irán.

Un invitado en la televisión estatal turca dijo: "Judíos sionistas han organizado y diseñado el nuevo coronavirus como un arma biológica, al igual que la gripe aviar 'para diseñar el mundo, apoderarse de los países y neutralizar a la población mundial'". Los palestinos también están ocupados promoviendo teorías de conspiración en un momento en que reciben apoyo israelí para combatir la pandemia. El 16 de marzo, el diario de la Autoridad Palestina al-Hayat al-Jadida llevó una caricatura del coronavirus en forma de un gran tanque israelí que perseguía a un pequeño palestino que llevaba un bebé. El diario al-Quds en Jerusalén Oriental escribió que el coronavirus es un arma biológica que EE. UU. e Israel decidieron desplegar contra China e Irán porque no pudieron dañarlos con medios convencionales. Continuando con este tema, el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, dijo que la medicina estadounidense se está utilizando para propagar el virus y alega que el virus fue construido específicamente para atacar Irán mediante el uso de datos genéticos iraníes obtenidos de alguna manera por Estados Unidos. También dice que Estados Unidos quiere enviar médicos a Irán, no para ayudar en la crisis sino para presenciar los efectos del veneno que produjeron.

El líder de culto suizo y predicador laico, Ivo Sasek, fundador del grupo suizo "Organic Christian Generation", afirmó en el pasado que los conspiradores judíos se están preparando para reducir la población mundial a 500 millones mediante un asesinato en masa de billones. Durante la actual crisis el grupo difundió un volante que afirma que el coronavirus es un arma biológica desatada en el mundo por el sobreviviente del Holocausto judío con sede en Estados Unidos, George Soros.

El extremista de derecha austríaco, Martin Sellner, miembro del grupo neofascista "Identitäre" y una figura con miles de seguidores, está difundiendo una idea similar de que la Fundación Soros Open Society es responsable de la crisis del coronavirus. Esta noción tampoco está reservada a los antisemitas marginales europeos. La candidata republicana del Congreso de Estados Unidos, Joanne Wright, dijo que el virus está relacionado con Soros y Bill Gates.

Las teorías de conspiración antisemitas tienen una larga historia. La afirmación de que los judíos están relacionados con la propagación de la enfermedad es la segunda cepa principal de la teoría de la conspiración, después del libelo de sangre. [la historia] Se remonta a la Edad Media, cuando los judíos fueron culpados de plagas, incluida la Peste Negra del siglo xiv. En ese momento, los judíos fueron acusados ​​de haber envenenado los pozos.

El motivo del veneno y la enfermedad fue revivido por el presidente palestino Mahmoud Abbas en una sesión plenaria del Parlamento Europeo en 2016, donde dijo a la asamblea que un rabino le había pedido al gobierno israelí que envenenara el agua potable palestina. Por este discurso [Abbas] recibió una gran ovación de parte de muchos parlamentarios europeos. El presidente del parlamento europeo en ese momento, el socialista alemán Martin Schulz, calificó el discurso de Abbas de "inspirador". Dos días después Abbas admitió que no existía tal rabino.

Palestinian Media Watch ha publicado una larga lista de mutaciones palestinas contemporáneas del antiguo libelo por envenenamiento. Estas incluyen la acusación de que Israel propagó el SIDA en la comunidad palestina a través de mujeres promiscuas. Otras mutaciones de este motivo incluyen afirmaciones de que a los médicos se les ha pagado para propagar enfermedades entre los palestinos. Esto hace eco de la Unión Soviética de Stalin, donde los médicos judíos fueron arrestados y acusados de que planeaban envenenar a Stalin y al liderazgo soviético.

La variante de que los judíos e Israel quieren dominar el mundo es una tercera categoría principal de la teoría antisemita de la conspiración. El principal documento que acusa a los judíos de conspirar para este fin es Los Protocolos de los Sabios de Sión, una falsificación de la era zarista que ha sido reimpresa en grandes cantidades durante décadas. Este se reedita y difunde regularmente, tanto en el mundo musulmán como en Occidente. Hace unas semanas, la organización benéfica británica Oxfam eliminó dos ediciones de Los Protocolos de su tienda en línea, después de una queja de Mark Regev, embajador de Israel en Reino Unido.

La variante principal del libelo de sangre mencionada anteriormente en el mundo cristiano se remonta a la ciudad de Norwich, Reino Unido, en el año 1144. A lo largo de los siglos ha vuelto a aparecer en toda Europa. La ciudad italiana de Trento en el siglo xv es un ejemplo infame.

Raphael Israeli, en su libro Blood Libel and its Derivatives: The Scourge of Anti-Semitism, dice:

"Los cristianos introdujeron el libelo de sangre en el mundo islámico. En 1840 el cónsul francés en Damasco y algunos de los monjes afirmaron falsamente que un sacerdote cristiano en esa ciudad, el padre Thomas, fue asesinado por judíos que usaron su sangre. El libelo de sangre también fue promovido por los nazis. La publicación antisemita “Der Stürmer” publicó un número especial en 1934. La portada mostraba una ilustración de un niño alemán acostado en una mesa rodeado de judíos con largas barbas y patillas. Estaban chupando la sangre de su cuerpo a través de largos tubos".

Israeli agregó acerca del uso árabe del libelo de sangre: “Mustafá Tlas, quién fue Ministro de Defensa sirio de 1972 a 2004, le otorgó credibilidad al libelo de sangre al escribir su disertación doctoral al respecto, como si fuera un hecho histórico en lugar de una fabricación antisemita". Israeli ofrece muchos otros ejemplos del uso árabe del libelo de sangre.

Una versión posmoderna del libelo de sangre afirma que Israel asesina a palestinos para reciclar sus órganos. El 17 de agosto de 2009, la sección de cultura del principal diario sueco, el socialdemócrata Aftonbladet, publicó un artículo de Donald Boström titulado "Våra söner plundras på sina organ" ("A nuestros hijos les roban sus órganos") en el que el autor afirmó que se rumoreaba que las FDI estaban asesinando palestinos y obteniendo sus órganos para trasplantes, en connivencia con el establecimiento médico israelí.

El historiador Richard Landes escribe que en nuestros días:

"Vemos un renacimiento de las teorías de conspiración. Las sociedades musulmanas son más prominentes en la producción, circulación y creencia en ellas. La teoría de la conspiración más conocida es probablemente que los propios estadounidenses, o el Mossad, llevaron a cabo los ataques terroristas del 11 de septiembre y no los perpetradores yihadistas de Al-Qaeda. Esta creencia impregna las élites en todo el mundo musulmán".

Landes continua diciendo: “Las teorías de conspiración que salen del mundo musulmán están acompañadas por otro fenómeno sorprendente. En el pasado, los conspiradores culpaban a otro malévolo: los judíos, los leprosos, las brujas, los comunistas. Ahora encontramos creyentes occidentales en teorías de conspiración que apuntan a Occidente, por ejemplo, las del 11 de septiembre, en las que algunos creyentes confirman las paranoicas acusaciones de sus enemigos. El canto de sirena de la teoría de la conspiración posmoderna dice: 'Nosotros tenemos la culpa, "nuestro" enemigo es inocente'".

Las teorías de conspiración del coronavirus muestran que los judíos son una vez más los primeros acusados. El virus finalmente desaparecerá, pero las teorías de conspiración antisemitas seguirán vigentes.

El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado senior en el Centro BESA y ex presidente del comité directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén. Se especializa en relaciones entre Israel y Europa Occidental, antisemitismo y antisionismo, y es el autor de The War of a Million Cuts.

Fuente: The Begin Sadat-Center for Strategic Studies