Siria rechaza el acuerdo entre EEUU y Turquía para crear una zona de control turco

Post thumbnailSoldados de EEUU y Turquía realizan patrullas conjuntas en Manbij Siria Foto: Pentágono Dominio Público
El Gobierno sirio rechazó hoy enérgicamente el acuerdo alcanzado este miércoles por Washington y Ankara para crear una franja bajo control militar turco en el noreste de Siria, al considerarlo un ataque a su soberanía.

"La República Árabe Siria expresa su rechazo contundente y absoluto al acuerdo anunciado por los dos ocupantes, estadounidense y turco, sobre la llamada 'zona segura', que representa una agresión escandalosa a la soberanía del territorio sirio", dijo una fuente del Ministerio de Exteriores citada por la agencia estatal SANA.

El Ejecutivo de Bashar al Assad consideró el pacto, que prevé la creación de un centro de operaciones conjuntas en Turquía para coordinar con Estados Unidos la creación de una Zona de Seguridad, como una "violación flagrante" de los principios del Derecho Internacional y la Carta de la ONU.

De acuerdo con SANA, la fuente arguyó que el acuerdo es un reflejo de la asociación entre estos dos países contra Siria, con miras a cumplir con los intereses de la "entidad de ocupación israelí" y las aspiraciones de Ankara de ampliar su territorio más allá de sus fronteras.

El anuncio del pacto se produjo días después de que Ankara reiterara su amenaza de intervenir militarmente en el noreste de Siria ante la falta de acuerdo que había con Washington sobre este asunto.

Ambas partes acordaron implementarlo lo antes posible, sin dar un plazo concreto ni aclarar la anchura de la franja bajo control militar turco, que Ankara exigía que fuese de 32 kilómetros, algo inaceptable para las milicias kurdosirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG), apoyadas por EEUU.

Turquía y Estados Unidos negocian desde hace meses la creación de una franja de seguridad a lo largo de la parte oriental de la frontera turcosiria, al este del río Éufrates, en territorio de mayoría de población kurda y dominada por las YPG.

Ankara considera las YPG terroristas por sus vínculos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía, pero Washington las respalda como aliadas en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

En 2018, Turquía lanzó una ofensiva militar en el cantón kurdo de Afrín, también en el noroeste sirio y actualmente en menos de los rebeldes apoyados por Ankara. EFE y Aurora