Siria disparó misiles antiaéreos durante 40 minutos después del ataque israelí, derribando al avión ruso

Post thumbnailIlyushin IL-20 de la Fuerza Aérea Rusa Foto: Kiril Naumenko www.planepictures.net CC BY-SA 3.0
El informe israelí de 40 páginas, en ruso y en inglés, sobre el derribo del avión militar ruso Ilyushin IL-20 frente a las costas de siria, bajo el telón de fondo de un ataque de la Fuerza Aérea de Israel contra blancos iraníes en el puerto sirio de Latakía, revela que las baterías antiaéreas sirias dispararon indiscriminadamente decenas de andanadas durante un lapso de cuarenta minutos después del bombardeo inicial israelí.
Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) reconocieron el ataque aéreo –en una movida inusual- y difundieron algunos de los hallazgos de su investigación inicial que concluyó que las defensas aéreas sirias dispararon indiscriminadamente y “no se molestaron en cerciorar que no había aviones rusos en el aire”.
Los resultados iniciales de la investigación fueron presentados por altos oficiales israelíes, entre ellos el comandante de la Fuerza Aérea, Amikam Norkin, a sus homólogos rusos en Moscú, y ambos Israel y Rusia dijeron que Siria, no Israel fue responsable de derribo del avión; aunque Moscú critica públicamente a Israel por el incidente.
Según el reporte  israelí, el “mecanismo de desescalada”, un sistema de coordinación entre las FDI y el ejército ruso acordado para prevenir los incidentes de “fuego amigo” en Siria siguió los procedimientos habituales, tal como ha sido en más de doscientos ataques israelíes en los últimos dos años.
El informe sostiene que el ejército sirio activó entonces varias baterías antiaéreas desplegadas en todo el país, disparando durante más de media hora, mucho después de que los aviones israelíes ya hubiesen regresado a sus bases. Los sirios dispararon decenas de misiles de varios tipos, incluyendo misiles SA-5, un proyectil avanzado que derribó un avión F-16 israelí sobre la Galilea en febrero pasado.