Rivlin visitó a las familias de los israelíes que fallecieron por los cohetes desde Gaza

"Nosotros, las tribus de Israel, estamos juntos en los tiempos buenos y malos, en la esperanza y en la dificultad, sin importar de qué tribu seamos"
Post thumbnailRivlin junto a miembro de la familia de al-Hamamda. Foto: Mark Neiman / GPO
Este lunes el presidente israelí Reuven Rivlin visitó y llevó sus condolencias a los familiares de las víctimas que murieron durante la reciente escalada de violencia entre Israel y Gaza.

El presidente visitó a la familia Prezuazman, cuyo hijo, Pinchas Menachem, fue asesinado el domingo por la metralla en Ashdod; a la familia Agadi, cuyo padre Moshé fue asesinado el sábado en un ataque con cohetes contra Ashkelon; y a la familia al-Hamamda, cuyo padre Ziad fue asesinado también el domingo en el ataque con cohetes a una fábrica en Ashkelon.

El presidente consoló a la familia Prezuazman junto con el viceministro de Salud, Yaakov Litzman y, durante la visita, le dijo a los padres que la muerte de su hijo, quien también era padre y esposo, es una pérdida insoportable. "Decimos 'Bienaventurado es el verdadero juez' y sabemos que no hay consuelo para una pena tan terrible como esta. Estamos con ustedes en la verdadera oración para que solo tengan ocasiones felices en el futuro".

El presidente Rivlin continuó hacia Ashkelon, donde visitó a la familia Agadi en su luto por Moshé. Se sentó junto a los miembros de la familia, su madre, esposa, hermanos, hermanas y sus hijos, y dijo que la maravillosa familia que Moshé dejó atrás es otro testimonio del hombre que era, su buen corazón y su gran amor por la gente y por el país. "Amada abuela y madre", dijo el presidente a la madre de Moshé, "oramos con usted para que su dolor se alivie con el consuelo que brindan sus nietos, bisnietos y toda su familia".

El presidente luego visitó a la familia al-Hamamda, que perdió al padre Ziad, en Segev Shalom. El presidente, acompañado por el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Uri Ariel, se reunió con los familiares y los hijos de Ziad, quienes le dieron las gracias por asistir.

"Hago todo lo que puedo para visitar a todos los israelíes que están en tan terrible dolor por los ataques terroristas. Nosotros, las tribus de Israel, estamos juntos en los tiempos buenos y malos, en la esperanza y en la dificultad, sin importar de qué tribu seamos. Ultra-ortodoxos, seculares, religiosos y tradicionales, judíos y árabes: el terror nos golpea a todos sin discriminación y sin piedad y nunca nos rendiremos a este. Estamos juntos en celebración y en consuelo y rezo con todas mis fuerzas para que no conozcan más tristeza", dijo el presidente de Israel.