"No voy a estar en casa por un tiempo": la historia del soldado que estuvo desaparecido 37 años

Post thumbnailImágenes áereas de la batalla de Sultán Yaaqub. Foto: Portavoz Militar
"No te preocupes, todo está bien, pero parece que no voy a estar en casa por un tiempo", fueron las últimas palabras que Zacaría Baumel escribió a su familia antes de haber desaparecido en acción durante la batalla de Sultán Yaaqub en la primera guerra del Líbano.

El sargento primero Baumel, nacido en Brooklyn, era comandante de tanques en las Fuerzas de Defensa de Israel en 1982.

En la noche entre el 10 y el 11 de Junio de 1982, el batallón de Baumel entró en el valle de Beqaa en la zona de Sultán Yaaqub.  Durante la madrugada del 11 de Junio, el batallón comenzó un intercambio de fuego con fuerzas enemigas en el Líbano. Cerca de las 9 de la mañana, el batallón comenzó a retirarse hacia el sur para unirse a otros efectivos del ejército israelí. La mayoría del batallón logró unirse a las fuerzas israelíes posicionadas en Jabal Arba y Talat Abu-Amar.

Sin embargo, debido a las condiciones en el terreno, 8 tanques quedaron atrás y fueron capturados por las fuerzas armadas sirias y por organizaciones terroristas palestinos.

Al final de la batalla, este batallón tenía 20 soldados que habían muerto en acción y otros 30 habían sido heridos. Tres personas, de dos tanques diferentes, habían desaparecido en acción. Una de ellas era Zacaría Baumel.

Los tanques israelíes en las calles de Damasco

El 11 de Junio de 1982, uno de los tanques de las Fuerzas de Defensa de Israel que fueron capturados en la batalla fue desfilado por las calles de Damasco.

A pesar de que este tanque no estaba directamente relacionado con los tres soldados israelíes desaparecidos, fue una de las razones que llevaron al ejército israelí a desviarse en la búsqueda de los soldados israelíes desaparecidos.

En junio del 2016, un tanque capturado durante la batalla de Sultán Yaaqub fue devuelto a Israel desde Rusia.

En búsqueda de los soldados desaparecidos

Por años hubo una gran desinformación respecto al destino y ubicación de los soldados desaparecidos. En un momento las informaciones apuntaban que elementos palestinos en Siria eran quienes tenían aúna a los soldados, bajo la dirección de Yasser Arafat y "Abu Jihad".

Las negociaciones entre Israel y la OLP, dirigida por Arafat, en 1993, se convirtieron en la base de los datos de inteligencia que permitieron saber más acerca del paradero de los restos de los tres soldados desaparecidos en la batalla de Sultan Yaaqub.

En noviembre de 1993, Yasser Arafat entregó a un emisario del primer ministro Yitzjak Rabin una parte de la placa identificatoria de Zacaría Baumel, lo que se convirtió en una prueba significativa respecto al destino de los soldados desaparecidos.

A finales de los 90 y comienzos de los 2000, se intensificaron los esfuerzos por conseguir los restos, y un equipo conjunto de las Fuerzas de Defensa de Israel, el Mossad y otros organismos, logró importantes avances en el proceso de recopilación de información relevante para avanzar en la ubicación de los restos de Baumel.

El largo proceso culminó con la llamada operación "Canción agridulce" de las Fuerzas de Defensa de Israel en la que lograron recuperar los restos de Zacaría Baumel, que arribaron a Israel este miércoles.