Representantes de las grandes religiones monoteístas condenaron la eutanasia y el suicidio asistido

Post thumbnailEl Vaticano. Foto: Pixabay
En un documento firmado conjuntamente por el rabino David Rose (Comité Judío Americano, AJC), el arzobispo Vincenzo Paglia (Pontificia Academia para la Vida), Samsul Anuwar (Muhammadiyah Indonesia) y un representante de la iglesia ortodoxa, entre otros, se considera estos actos intrínsecamente errados y sujetos a prohibición sin excepciones.

El documento también se refiere a cualquier presión sobre los pacientes moribundos para acabar con su vida. De modo que las tres religiones abrahámicas: judaísmo, islam y cristianismo, acordaron que estas actividades deben ser proscritas, a raíz de una idea original de Avraham Steimberg, del Concilio Nacional Israelí de Bioética, que culminó en la firma del acuerdo que se llevó a cabo en uno de los salones del Vaticano ante la presencia del anfitrión, el papa Francisco.

Los representantes de las distintas religiones monoteístas mostraron su apoyo a la declaración alegando que la eutanasia y el suicidio asistido deben ser descartados como opciones por el personal médico tratante, sin embrago, abogaron por la aplicación de medidas que alivien el sufrimiento de los pacientes moribundos.

La idea detrás del documento de condena es la del mandamiento "No matarás", común en las distintas religiones y cuya omisión, directa o indirecta, representa su desobediencia y un problema moral inadmisible para los creyentes, ya sean pacientes o proveedores de salud.