Embajador del gobierno de Guaidó tras visitar Israel: "Es un ejemplo para Venezuela"

Orlando Viera Blanco, Embajador del gobierno de Guaidó en Canadá, estuvo en Israel la semana pasada. En entrevista exclusiva con Aurora nos cuenta sus impresiones del país tras la visita y sobre el prospecto de cooperación y relaciones entre Venezuela e Israel.

Post thumbnailFoto: Cortesía
El Embajador Plenipotenciario del gobierno de Juan Guaidó en Canadá, Orlando Viera Blanco, estuvo la semana pasada de visita en Israel como parte del importante acercamiento que se está generando entre ambos países en los últimos meses.

En entrevista exclusiva con Aurora, Viera Blanco cuenta sobre sus experiencias en Israel y las lecciones que cree que su país se puede llevar del estado judío de cara al futuro.

¿De dónde nace esta visita a Israel y cuál era su objetivo?

Esta invitación a Israel nace de una visita hecha al embajador de Israel en Canadá, como parte del interés del gobierno de Juan Guaidó de acercarse a Israel y así ir a un proceso de aunar caminos con un pueblo, el pueblo judío, que ha tenido siempre los brazos abiertos en Venezuela.

Tras las reuniones en Canadá, coordinamos venir a Israel y fuimos recibidos por el Director del Dpto. para América Latina y el Caribe en la cancillería israelí, Modi Ephraim. Con él intercambiamos impresiones sobre la emergencia humanitaria que tiene Venezuela y conversamos sobre cómo Israel es un ejemplo de un pueblo que en apenas 70 años ha pasado de tener vías rurales, pequeños caseríos y fundar una república desde arena y cal a convertirse en una potencia en el mundo con autopistas, universidades, hospitales, con una política de seguridad. Este es nuestro interés. Lo que puede significar el ejemplo y ayuda de Israel el día de mañana para el rescate de Venezuela.

¿Cuál es el estado actual de las relaciones y el acercamiento entre Israel y Venezuela?

Hace aproximadamente 10 años el ex presidente Chávez rompió relaciones con Israel y el proceso de tratar de restaurarlas pasa por este tipo de acercamientos.

Ahora tenemos la aceptación de un representante diplomático del presidente Juan Guaidó para Israel y tenemos un grupo importante de venezolanos que han venido abogando por el apoyo que podamos obtener de Israel.

La reunión con Modi Ephraim fue sumamente cordial, me preguntó sobre mi experiencia como embajador en Canadá, sobre qué hemos hecho hasta el momento, qué asuntos hemos venido trabajando con Canadá, y en especial de las herramientas para ir agotando procesos de apoyo y aceptación diplomática y la restauración de relaciones.

Foto: Cortesía


¿Cómo vivió sus días de visita en Israel?

Fue fascinante. Es mi primera vez en Israel. Fui a buscar lo que he encontrado. Fui a validar mi hipótesis de que Venezuela es un país que está preparado para surgir como ave fénix de la nada y poder ser nuevamente una potencia. Fui a buscar a Israel el saber cómo, detectar esas valores y virtudes de cómo se han convertido en sólo 70 años en lo que son y eso es lo que encontré.

Entre otras cosas, me encontré con un venezolano graduado de la universidad Simón Bolívar, que vive desde hace 40 años en Israel, Leo Corry, en la Universidad de Tel Aviv y que es un orgullo para todos los venezolanos.

También me encontré con el profesor Raanan Rein, quien nos obsequió la medalla de la Universidad de Tel Aviv y quiso escuchar también sobre la situación en Venezuela.

Estuve también en el departamento de Biología y pude saber que la Universidad de Tel Aviv es una de las 5 universidad más avanzadas en start-ups, genética e investigación de enfermedades moleculares. Pude aprender también sobre el proceso de integración en la Universidad de Tel Aviv para personas con discapacidad para que sus estudios puedan conducirse aún en medio de la discapacidad, un programa que fue donado por Mile Pinkas, un venezolano.

El 23 de enero los venezolanos en todo el mundo se emocionaron con la idea de una nueva etapa para el país. ¿Qué ha pasado en los últimos meses con el proceso de restauración de la democracia en Venezuela?

El 23 de enero fue el inicio de un proceso apoteósico, épico, que se ha visto enfrentado con los episodios típicos de un régimen criminal, dictatorial, complicado en cuanto a tratar de encontrar los mecanismos de desplazamiento. Como todo en la vida, la gente saca conclusiones por lo que es capaz de ver y percibir

Pero también debemos tener en cuenta lo que no se ve: una profunda y determinada coalición internacional que sigue avanzando y se mantiene sólida en sanciones, firma de protocolos y tratados necesarios para sofocar al régimen de Caracas. Es un proceso indeclinable que no tiene marcha atrás la recuperación de la democracia. No solo por un hombre o un grupo de países, los venezolanos aún en su fatiga decidieron no soltar las barras y está determinado a recuperar su libertad, aunque haya una tensa quietud, el proceso avanza, la fractura en el gobierno, sus militares y sus alianzas, está en proceso de decantación. Con el apoyo de Europa, toda América, Israel, EEUU, este es un proceso inédito y sin precedentes donde a pesar de que el país ha sido secuestrado, el país se defiende y va hacia un destino libertario.

¿Qué mensaje se lleva de Israel para el pueblo de Venezuela?

Hay cosas muy simples y muy particulares que generan los grandes cambios que producen las transformaciones de la humanidad.

Me comentaba un amigo en Israel que el pueblo hebreo en su necesidad aprendió a dar. Por ejemplo, en hebreo la palabra de dar “Natán”, se lee igual al derecho y al revés, ya que quien da realmente recibe. Para poder construir algo, todos debemos aportar.

Otro mensaje es la causalidad: El pueblo de Israel tuvo que esperar para ser quien es tras mucho sufrimiento y lucha. El pueblo venezolano ha sabido esperar, ha sufrido mucho, todo ha sido por una causa y todo sucederá en su tiempo.

Al pueblo de Venezuela les digo que crean en sus líderes, crean en el pueblo venezolano, crean en el ejemplo que hemos dado de ser un pueblo irreverente y reaccionario ante el abuso. Quiero que se lleven este mensaje de saber dar para recibir, un mensaje de causalidad, un mensaje de creer en nosotros mismos.

También quiero enviar un mensaje especial a los venezolanos en Israel: Israel es fundamental para Venezuela - es ejemplo de un país joven con una cultura milenaria, donde están muchos de los valores que se deben transmitir al pueblo venezolano sobre cómo organizarse, sobre cómo a pesar de las carencias con mucha cultura, mucho sufrimiento y sacrificio, Israel supo superarse y llegar a lo que es hoy, aprendamos de ellos.

Quiero agradecer a Sami y a Anabella quienes en solidaridad con Venezuela y con Israel, me recibieron, estuvieron muy juiciosos intercambiando impresiones sobre mi experiencia en Canadá y cuales eran mis consejos para el rabino Pynchas Brener. Ellos son otra demostración de cómo el pueblo hebreo se preocupa por hacer las cosas con unidad y con disciplina por un bien común.