Reporte: “Israel aprueba en secreto la construcción para los palestinos en Cisjordania”

Post thumbnailFoto: Aallen Wikipedia CC BY-SA 3.0
 

El Gabinete de Seguridad israelí autorizó en forma discreta nuevos planes de construcción para los palestinos que viven en el “Área C” de Cisjordania (Judea y Samaria), es decir bajo el control israelí.

Según el informe del diario Haaretz, una votación secreta tuvo lugar a principios de mes, en el marco de la estrategia del “palo y zanahoria” del ministro de Defensa, Avigdor Liberman, iniciada en agosto pasado, que concede beneficios a los palestinos que buscan la coexistencia, mientras que castiga a los que instigan a la violencia.

La votación confiere la aprobación de planes generales como así también permisos para construir estructuras públicas y unidades de vivienda para los palestinos en un número de aldeas del norte de Cisjordania, según Haaretz.

El plan, impulsado por el Coordinador de las Actividades del Gobierno en los Territorios (COGAT), general Yoav (Poli) Mordechai, busca establecer un corredor económico entre la ciudad de Jericó y Jordania, una zona industrial al oeste de Nablus, y construir un hospital cerca de Belén como así también canchas de fútbol y parques en las zonas rurales.

El Área C incluye el sesenta por ciento de Cisjordania y se encuentra bajo la administración total israelí.

Según el reporte, la votación tuvo lugar el 5 de octubre pasado y se habría llevado a cabo en secreto para no desatar la ira de los colonos y los activistas de derecha que se oponen a la construcción palestina en el Área C, especialmente a la luz de las recientes movidas contra los asentamientos judíos ilegales en esa zona, tales como el de Amona sobre el que pesa una orden de demolición de la Corte Suprema de Justicia para fin de año.

Los líderes del Foro de la Tierra de Israel en el Parlamento (Knéset), Betzalel Smotrich, del partido religioso nacional Habait Haiehudí, y Yoav Kish, del Likud, dijeron que es una “decisión vergonzosa” aprobar “la construcción palestina cuando los asentamientos judíos son congelados o incluso destruidos”.

Según el reporte, se trata de la primera decisión de este tipo en años, luego de que el año pasado se intentara una medida similar que fue obstaculizada por la oposición de los ministros de Habait Haiehudí y el Likud.