Rabino de Polonia agradece el apoyo de la Iglesia Católica tras la quema de la efigie de un judío

Post thumbnailPlaza principal de Pruchnik Foto: Alexdevil Wikimedia CC BY-SA 3.0
El rabino jefe de Polonia, Michael Schudrich, agradeció hoy en una carta abierta el apoyo recibido desde la Conferencia Episcopal polaca tras el linchamiento y la quema el pasado Viernes Santo de un muñeco que representaba a Judas Iscariote con claros rasgos judíos en una pequeña ciudad de Polonia.

"Gracias a la Conferencia Episcopal por su respuesta clara, inequívoca y rápida a los acontecimientos antisemitas que tuvieron lugar en la ciudad de Pruchnik con un muñeco de trapo con unos rasgos muy similares a los de un judío", escribe Shudrich.

"Seguiremos trabajando estrechamente con nuestros hermanos de la Conferencia Episcopal en la lucha contra el odio, ya sea en Sri Lanka o en nuestra amada Polonia", añade la misiva de Schudrich.

Los hechos a los que se refiere el rabino jefe polaco tuvieron lugar el pasado Viernes Santo, cuando los residentes de la localidad de Pruchnik quisieron celebrar la festividad haciendo un muñeco grande de Judas Iscariote, golpeándolo, colgándolo de un árbol y luego quemándolo.

El muñeco de trapo estaba decorado con un sombrero propio de los judíos ultraortodoxos, cabello rizado y una prominente nariz, en una simbología similar a la que caracterizaba los actos antisemitas protagonizados durante el nazismo.

Los residentes sentenciaron simbólicamente a muerte a Judas, colgaron la efigie de un árbol alto y luego la arrastraron por las calles con el público, incluidos muchos niños, golpeando con varas, hasta quemar al muñeco en la plaza central de la población.

Las autoridades polacas abrieron el pasado viernes una investigación para determinar si se produjo delito de odio en la celebración de Pruchnik.

Las relaciones entre Israel y Polonia se han visto marcadas por una serie de polémicas, entre ellas la afirmación del primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien afirmó durante una visita Varsovia que algunos polacos colaboraron con los alemanes durante el Holocausto. EFE y Aurora