¿Qué debe Israel aprender de la retirada de Gaza?

Post thumbnail
El debate sobre la interpretación del peligro claro y presente que emana de Gaza a raíz de la retirada unilateral de 2005 es la clave para salvar a Israel de los peligros que conlleva la creación de un estado palestino en Cisjordania.

En el verano de 2005, a medida que se acercaba la retirada unilateral de Israel de Gaza, el autodenominado "Consejo para la Paz y la Seguridad" emitió una declaración, firmada por cientos de ex altos funcionarios y oficiales de seguridad, que prometía "que la retirada mejorará la situación de seguridad de Israel". Catorce años después, muchos de estos “expertos en seguridad”, incluido el general recién retirado y convertido en político de izquierda Yair Golan, continúan manteniendo que la retirada de la Franja de Gaza alteró la situación de seguridad de Israel para mejor. Basan su afirmación principalmente en comparaciones entre el número de heridos y muertos en el período anterior a la retirada y en los años posteriores.

Sin embargo, no tienen en cuenta la disrupción masiva de la vida normal del país, desde el sufrimiento continuo causado a muchos israelíes hasta las enormes inversiones vertidas en la protección de las comunidades y la construcción de otra barrera con un precio que supera los cuatro mil millones de shekels, el alto costo de las tres operaciones de gran escala (2008-9, 2012, 2014) y las numerosas rondas de combates. Los costos de la Operación Margen Protector (2014) solo, incluidos los desembolsos militares y civiles totales y los cálculos de la pérdida de la productividad, llegaron a más de 10 mil millones de shekels. Los "expertos" también ignoran el equilibrio de terror y la consiguiente pérdida de la libertad de acción israelí, que Hamas ha establecido con sus cohetes y que le permite establecer a voluntad rutinarias disrupciones en el frente interno israelí.

Sobre todo, al hacer que el número de víctimas sea el criterio principal para evaluar la situación de seguridad, como lo hicieron los generales estadounidenses en Vietnam para encubrir sus abismales fracasos; los "expertos" ignoran el hecho de que una ecuación de seguridad nacional de ninguna manera depende principalmente del número de heridos y muertos. Si ese fuera el criterio clave, la mayoría de las luchas por la liberación nacional no habrían sucedido.

No es casualidad que quienes afirman que la retirada unilateral ha mejorado la situación de seguridad de Israel sean también aquellos que favorecen nuevos retiros en Cisjordania. El vínculo inevitable entre lo que ha sucedido en Gaza, desde la partida de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y el desarraigo de las comunidades en el verano de 2005, y lo que probablemente ocurrirá si se lleva a cabo un paso similar en Cisjordania, requiere una reevaluación integral y crítica de todo lo que ha sucedido en Gaza en los últimos catorce años.

Para empezar, la retirada de Israel reforzó la creencia de Hamas de que la victoria palestina se obtendrá a través de la "resistencia" y no por medios políticos, según el enfoque de Mahmoud Abbás. El advenimiento de una entidad soberana de Hamas en Gaza tiene muchas implicaciones que requieren una reevaluación seria del proceso de Oslo. Una premisa que debilitó la desconexión es que las concesiones mutuas crearán las condiciones para el reconocimiento mutuo y la aceptación del fin del conflicto. Según Hamas, no fue el anhelo de paz lo que impulsó a los israelíes a retirarse de Gaza, sino la aflicción operativa y mental frente a la implacable "resistencia", similar a la salida en pánico del Líbano en mayo de 2000. Por lo tanto, la solución de dos estados ha sucumbido a una lógica radical que pinta, según el ex líder de Hamas, Khaled Mashal, con los colores de la estrategia progresiva en curso de la lucha incesante por la destrucción de Israel.

 

Durante años, los israelíes han puesto sus esperanzas en una lógica de separación espacial o, como lo expresó Ehud Barak cuando era primer ministro, "Ellos están allá y nosotros aquí". Con la salida de Israel de Gaza, el espacio fue diseñado, de acuerdo con esta lógica, como un sistema fronterizo amplio con una valla de seguridad y un régimen fronterizo militar clásico y rígido. De este modo, supuestamente, se logró un estado ideal de separación. Y, sin embargo, la acumulación militar masiva de Hamas y la Jihad Islámica Palestina ha planteado un complejo desafío sistémico. Para los cohetes, misiles y morteros, así como los globos explosivos e incendiarios, la valla (o cerca) no es un obstáculo. Tampoco inhibe la amenaza de los túneles. La valla contribuye a la rutina de seguridad regular, pero de manera simétrica también ayuda al enemigo a acumular poder sin ser molestado. Bajo la protección de la valla y el arreglo espacial de separación, Hamas y la Jihad Islámica han podido establecer una fuerza militar organizada, que comprende batallones y brigadas, repletas de un arsenal oculto y protegido de cohetes y apoyadas por un efectivo sistema de comando y control. Nada de eso podría haberse construido y mantenido si no fuera por la realidad de la separación espacial, con su rígida demarcación entre el "aquí" y "allá".

Ahí radica la diferencia básica entre las capacidades organizativas y operativas de Hamas en Gaza, bien protegidas detrás de la valla de seguridad, y sus dificultades organizativas y operativas en Cisjordania, incluyendo la región de Hebrón, donde se sabe que goza de un amplio apoyo popular.

En otras palabras, la decisión del primer ministro Ariel Sharon de implementar completamente la retirada unilateral de Gaza, incluida la renuncia al Corredor Philadelphi a lo largo de la frontera de Gaza con Egipto, creó las condiciones que permitieron a Hamas y la Jihad Islámica acumular grandes cantidades de armamento avanzado. Un movimiento similar en Cisjordania, en línea con la demanda palestina de control del Valle del Jordán, probablemente pondría al corazón de Israel, incluido su principal infraestructura económica e industrial y el Aeropuerto Ben Gurion, bajo una amenaza inaceptable. Estos son solo algunos de los factores que deben considerarse seriamente con respecto a cualquier movimiento similar en Cisjordania.

A pesar de estas amenazas potenciales, todo lo que ha sucedido en Gaza desde el verano de 2005 ofrece el lado positivo que se puede aprender de ese anterior "caso de prueba". Los resultados de este "experimento humano", vivido diariamente por los residentes de las aldeas y ciudades del sur de Israel, pueden contribuir a la guerra por la opinión pública, arrojando serias dudas sobre la sabiduría de los "expertos" que siguen presionando para retiradas adicionales en Cisjordania hasta la línea de seguridad. El acuerdo espacial "ellos están allá y nosotros aquí" se intentó en Gaza y fracasó miserablemente.

El debate sobre la interpretación del peligro claro y presente que emerge en Gaza luego de la desconexión es la clave para salvar a Israel de los peligros que conlleva la creación de un estado palestino en Cisjordania.

BESA Centro Begin-Sadat de Estudios estratégicos