Programa de enriquecimiento de uranio de Irán: aproximación al punto crítico

Post thumbnailFueras de seguridad israelíes en el puesto de control Qalandia Foto archivo: REUTERS/Mohamad Torokman
Irán sigue insistiendo en que su programa nuclear está diseñado para fines pacíficos, a pesar de todas las evidencias de su naturaleza militar. Esta evidencia incluye los hallazgos recientes del IAEA sobre el progreso de Teherán en el campo del enriquecimiento de uranio. Dadas las actuales posesiones de uranio y las capacidades de enriquecimiento de Irán, en teoría puede romper su compromiso con el TNP y desarrollar su primera bomba nuclear en cuatro meses.

El Director General de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por sus siglas en inglés) emitió un informe el 5 de junio de 2020, que está llamado a colocar en su justo lugar la renuncia de Irán a la firma del acuerdo nuclear JCPOA. El informe señala el anuncio de Teherán el 5 de enero de que su programa nuclear ya no está "sujeto a restricciones en la esfera operacional", pero también señala que afirma estar dispuesto a "continuar cooperando con la agencia, como en el pasado".

Sea como fuere, el informe no es tranquilizador.

El 1 de junio Irán notificó a la agencia que había decidido dejar de implementar su compromiso de limitar la investigación y el desarrollo de centrífugas. El informe continúa detallando las muchas desviaciones de Teherán del acuerdo nuclear, como lo descubrieron los inspectores del IAEA. Estas desviaciones incluyen lo siguiente:

  • El 1 de julio de 2019, la agencia verificó que el stock de uranio enriquecido acumulado en Irán excede la cantidad permitida de 300 kg de UF6 (compuesto de hexafluoruro de uranio utilizado en el proceso de enriquecimiento de uranio) enriquecido al 3,67% (contenido de uranio a 300 kg de UF6 es 202,8 kg).

  • El 9 de julio de 2019, Irán comenzó a enriquecer uranio hasta un 4,5%, por encima de la tasa permitida de 3,67%.

  • El 6 de noviembre de 2019, Irán comenzó una vez más a enriquecer uranio en las instalaciones de Fordow, utilizando 1044 centrífugas IR-1 (el primer modelo de centrífuga iraní).

  • El 11 de mayo de 2020, el arsenal de agua pesada de Irán alcanzó 132,6 toneladas. Esto excede la cantidad permitida para la agregación (hasta 130 toneladas).

  • Según recientes exámenes del IAEA, Irán ha desarrollado y fabricado componentes centrífugos, así como ensamblado de cascadas centrífugas, en violación del acuerdo nuclear.

  • El 20 de mayo de 2020 el IAEA verificó que la reserva de uranio enriquecido acumulada por Irán había alcanzado un volumen de 1571,6 kg (550,7 kg por encima de la cantidad encontrada en el informe trimestral anterior). Esta cantidad incluía 873,4 kg de uranio enriquecido al 4,5%, 215,1 kg de uranio enriquecido al 3,67% y uranio enriquecido hasta el 2% o menos. Esta es una violación significativa del acuerdo por parte de Irán.

  • La desviación más significativa del acuerdo, que se descubrió el 1 de junio de 2020, fue la operación en la planta de enriquecimiento de Natanz de centrifugadoras avanzadas desarrolladas en Irán para el enriquecimiento de uranio al 4,5%: 164 centrifugadoras IR-2m, 164 centrifugadoras IR-4, y 164 centrifugadoras IR-6. Según un informe del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional (ISIS), con sede en Washington, referido al último informe del IAEA del 8 de junio de 2020, la capacidad de enriquecimiento de la centrífuga IR-2m es de 3,7 SWU por año, la capacidad estimada del modelo IR-4 es de aproximadamente 3,3 SWU/ año, y la capacidad estimada de la centrífuga IR-6 es de 6,8 SWU/ año. Esto se puede comparar con el primer modelo iraní, el IR-1, que según los informes del IAEA de la primera mitad de esta década, es de aproximadamente 0,9 SWU/ año.


Como se informó anteriormente en los medios de comunicación, por ejemplo, en el caso del proyecto de armas nucleares de Pakistán (que, como es bien sabido, ha proporcionado conocimientos sobre este tema a Irán en el pasado), para enriquecer el uranio natural (cuya concentración de isótopo fisionable de uranio-235 es de aproximadamente 0,7%) a 90% (grado de armas), el proceso de enriquecimiento debe realizarse en cuatro pasos. Ellos son: enriquecimiento a menos del 5%; enriquecimiento del producto obtenido de la etapa anterior al 20%; enriquecimiento al 60%, y finalmente al 90%. Teóricamente, si las cantidades actuales de uranio de Irán —una porción enriquecida al 4,5% (873,4 kg) y la otra al 3,67% (215,1 kg) a partir del 20 de mayo— se enriquecieron posteriormente al 20%, 60% y 90%, el producto final serían unos 15 kg de uranio enriquecido al 90%. Eso es suficiente para producir un núcleo de bomba nuclear.

La capacidad de enriquecimiento requerida para esto es de aproximadamente 2800 SWU. Si incluimos las centrifugadoras IR-1 que opera Irán (5600 en Natanz y 1044 en Fordow), la capacidad actual de enriquecimiento de Irán es de aproximadamente 8240 SWU/ año. Esto implica que dentro de cuatro meses Irán podría romper su compromiso con el TNP y enriquecer la cantidad de uranio que necesita para su primera bomba nuclear.

Kazem Garibabadi, representante de Irán en el IAEA, confirmó los datos presentados en el último informe del IAEA. Hizo hincapié en que, si bien Irán ha suspendido sus compromisos de 2015, en virtud del acuerdo nuclear de JCPOA, continúa cooperando con el IAEA en "verificación y monitoreo nuclear". Acerca de su decisión de retirarse del acuerdo en enero, Teherán dijo que fue en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos y una señal a la UE, que cree que no ha actuado lo suficiente como para revocar o eludir esas sanciones.

Los comentarios de Garibabadi parecían reflejar la declaración oficial de su país de que su programa nuclear es "pacífico" y que la firma del acuerdo nuclear de 2015 fue "voluntario". Aparentemente, también quería enviar un mensaje a los Estados miembros del IAEA de que el progreso significativo de Irán en el desarrollo de su programa de enriquecimiento es de naturaleza civil.

La presentación de Irán de sí mismo como un país que está construyendo un programa nuclear pacífico está totalmente en contradicción con la gran cantidad de inteligencia revelada hasta la fecha, particularmente la obtenida de la operación "Archivo Nuclear de Irán". Esa inteligencia indicó inequívocamente que el programa está destinado principalmente a la producción de armas nucleares.

Según un informe del 3 de marzo, el IAEA dijo que ha identificado tres sitios en Irán, no revelados por el régimen, donde puede estar almacenando materiales nucleares no declarados o realizando actividades relacionadas con la energía nuclear. En una declaración a la Junta de Gobernadores del IAEA el 9 de marzo, el director general del IAEA, Rafael Grossi, instó a Irán a cooperar plenamente con los inspectores del Instituto y permitirles un acceso rápido a los sitios sospechosos.

Garibabadi comentó sobre el asunto: "’los servicios de inteligencia’ (por supuesto, los servicios occidentales) fabricaron información… [que] no crea ninguna obligación para Irán de considerar tales solicitudes".

En abril, un ataque cibernético atribuido a Irán en las instalaciones de agua israelíes tenía la intención de aumentar la concentración de cloro en el agua potable de los ciudadanos israelíes. Si hubiera tenido éxito, el ataque habría enfermado a muchos civiles israelíes y privado a muchos más de agua potable durante una ola de calor. Afortunadamente, el ataque iraní fue detectado al principio y frustrado antes de que pudiera causar algún daño.

El intento de Irán de envenenar a los ciudadanos de un país que considera un enemigo demuestra su voluntad de llegar lejos para dañar el Estado de Israel. Como ha dicho muchas veces durante cuatro décadas, desea destruir Israel por completo. Si tiene éxito en lograr un arsenal nuclear, eso constituiría una amenaza existencial para Israel.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos-BESA




El teniente coronel (res.) Dr. Raphael Ofek, (Ph.D. Universidad Ben-Gurión), asociado de investigación del Centro BESA, es experto en el campo de la física y la tecnología nuclear. Se desempeñó como analista senior en la comunidad de inteligencia israelí. Fue analista senior en inteligencia militar de las FDI y de la Oficina del Primer Ministro. Se especializa en la proliferación de armas de destrucción masiva (ADM) en Medio Oriente y Corea del Norte.