Presentan en Ecuador una novela sobre el cónsul que salvó a judíos de los nazis

Post thumbnailFoto: Cancillería de Ecuador
La Cancillería ecuatoriana albergó la presentación de la novela "Ahora que cae la niebla", que narra la peculiar historia del cónsul ecuatoriano en Suecia durante la II Guerra Mundial, Antonio Muñoz Borrero.

Escrita por Oscar Vela Descalzo, el libro retrata la vida y obra de un diplomático que estuvo en el olvido hasta que hace unos pocos años su memoria fue rescatada por el Museo del Holocausto de Jerusalén (Yad Vashem), que lo declaró "justo entre las naciones" por su contribución para salvar judíos perseguidos por el régimen nazi.

Vela dijo en el acto que la obra "tenía que ser escrita en función de la ficción", porque hay agujeros de información sobre la vida y obra de su personaje que tuvo que rellenar.

"Abordar este personaje histórico demandaba ser muy riguroso y (a la vez) tener muchas licencias para escribir sobre lo que no existía. Quedaba muy poquito para contar alrededor de los documentos históricos", manifestó.

Muñoz Borrero fue cónsul de Ecuador en Estocolmo entre 1935 y 1942 y el año pasado fue homenajeado por primera vez en su país por su papel en aquella contienda, por el que pagó con su marginación profesional.

En un acto al que asistieron los embajadores de España, Carlos Abella, de Israel, Zeev Harel, entre otros, el ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, José Valencia, recordó que "frente a la confusión ética que traen el terror, la violencia, la intolerancia, puede también vivir la bondad y la filantropía".

Y "que las vidas salvadas desmienten el vaticinio pesimista de que nada podemos hacer para cambiar la deshumanización del mundo, y antes bien reafirman que la agencia humana con sentido ético brilla con más luminosidad cuando más oscuro y difícil es el reto que se enfrenta", abundó el canciller.

Tras la presentación, un conversatorio en el que participaron el autor del libro, el embajador ecuatoriano Mauricio Montalvo y el asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores, Gonzalo Ortiz Crespo.

Entre los tres desentrañaron los detalles históricos, así como los entretelones de los hechos, personajes y escenarios, que mezclados con la ficción, dieron vida a esta obra.

En el acto, el rabino de la comunidad judía de Quito, Nir Koren, leyó la oración por los muertos en memoria de todos aquellos que perecieron en el Holocausto, con motivo de la reciente conmemoración del 81 aniversario de la "Noche de los Cristales Rotos", punto de inicio de una ola sistemática de violencia contra los judíos en la Alemania de 1938.

"No es casualidad que se diera la señal de destruir a los judíos mediante cristales rotos. Las ventanas que servían como vitrina de los negocios y sinagogas judías se convirtieron en escaparates del odio", señaló el guía espiritual.

Y abogó por "recordar y perdonar" para que "todos podamos vivir", porque si bien "el perdón no constituye una expiación, ni un entendimiento de lo sucedido ni mucho menos un nuevo comienzo", "el perdón dice que, a pesar de lo acaecido en el pasado, estamos dispuestos a ceder para tener un mejor futuro".

Doctor en Jurisprudencia y autor de ocho novelas, en marzo pasado Vela fue incorporado por la Academia Ecuatoriana de la Lengua Española como miembro en calidad de Académico Correspondiente. EFE