¿Por qué la Autoridad Palestina se opone a la próxima Conferencia Económica en Bahrein?

Post thumbnailFoto: REUTERS / Mohamed Abd El Ghany
Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

El Ministerio del Trabajo de la Autoridad Palestina (AP) se encuentra actualmente ocupado difamando a Israel ante las organizaciones internacionales de trabajo; lo acusa de robar los derechos de los palestinos que trabajan en Israel. Esto es indignante, ya que deberían agradecer a Israel por asumir riesgos de seguridad al emplear a ciudadanos de la Autoridad Palestina que la misma AP no puede o no quiere emplear. Esto revela, además, por qué la Autoridad Palestina se opone tanto a la próxima conferencia económica que se celebrará en Manama, capital de Bahrein, a fines de junio.

El sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) incluye a muchas de las organizaciones internacionales que presentan una oposición automática mayoritaria contra Israel. Al fortalecerse este contexto, la Organización de Liberación Palestina (OLP) obtiene una solución convincente que podría obligar a Israel a aceptar posiciones en las que normalmente no puede ponerse de acuerdo [con la AP], como en las fronteras de 1967 o la cuestión de los refugiados.

Los recientes comentarios del embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, sobre los reclamos de Israel en Judea y Samaria, solo intensificaron las preocupaciones de los palestinos con respecto a la pérdida de soportes básicos para presionar a Israel, específicamente Naciones Unidas y organizaciones internacionales relacionadas.

La conferencia en Manama es un marco regional fuera de los parámetros de Naciones Unidas. Por lo tanto, la participación palestina equivaldría a admitir que ha fracasado la estrategia de la OLP en Naciones Unidas.

Además, la conferencia de Manama se centra en el sector privado árabe y palestino. Se percibe que el sector privado tiene intereses contrarios al "interés nacional" de la "lucha palestina". El sector privado quiere estabilidad. La "lucha" busca la inestabilidad.

La OLP ha lanzado una serie de "reuniones de emergencia" sobre el tema. Los diplomáticos palestinos están tratando de obtener el apoyo de los países de Naciones Unidas, en el "Tercer mundo", China y Rusia, y también están considerando seriamente denunciar los países árabes que apoyan a Trump. Sin embargo, son muy cautelosos de mostrar discordia abierta con estos países.

Otra opción para ser discutida por la Autoridad Palestina es un retorno a las "masas" árabes ejerciendo presión sobre su liderazgo.

La asamblea de Bahrein debe informar a los "líderes palestinos" que las "masas árabes" tienen otros problemas y que ya no están interesados en los palestinos.




Acerca de Pinhas Inbari: Veterano corresponsal de asuntos árabes que anteriormente publicó en los periódicos Israel Radio y Al Hamishmar, y actualmente se desempeña como analista para el Jerusalem Center for Public Affairs.