Polémica en Israel por la decisión del gobierno de prohibir la entrada de dos congresistas estadounidenses

Post thumbnailFoto: Haim Zach / GPO
Los protagonistas del sistema político israelí se expresaron sobre la decisión del gobierno israelí de prohibir la entrada de las congresistas estadounidenses Ilhan Omar y Rashida Tlaib al país.

Frente a la posición del primer ministro Netanyahu y los miembros de su partido de apoyar la decisión, varios políticos de la oposición expresaron su rechazo a la decisión.

Yair Lapid, uno de los líderes del partido Kajol Laván, criticó con dureza la medida: "A pesar de que se trata de dos miembros radicales del congreso, la decisión de no permitir su entrada a Israel va en contra de nuestro interés diplomático. Tal como bien sabe Netanyahu, es un error que le da fuerza al BDS y daña aún más nuestras relaciones con el partido demócrata".

"La debilidad de Bibi nuevamente afecta a Israel. Los líderes demócratas se expresaron abiertamente en nuestra contra. AIPAC salió en nuestra contra. La comunidad judía salió en nuestra contra. Con sus propias manos Netanyahu fortalece a los que apoyan al boicot contra Israel en EEUU", recalcó.

El partido político de Netanyahu, Likud, respondió a las palabras de Lapid: "Se atreve a criticar al primer ministro Netanyahu por evitar que dos congresistas que odian a Israel entren al país. Qué hipocresía. Miembros del partido de Lapid firmaron una petición para prohibir la entrada del (entonces) candidato presidencial Trump de entrar a Israel. ¿Por qué entonces no twitteó Lapid?".

El ex primer ministro, Ehud Barak, también criticó la decisión: "Bibi se opone al boicot contra Israel, uno tras otro trae al país a líderes antisemitas y luego boicotea a congresistas estadounidenses. Una promoción gratis al BDS".

Por otro lado, el canciller, Israel Katz, afirmó su apoyó a prohibir la entrada de las "dos congresistas estadounidenses anti-israelíes a Israel, por su flagrante apoyo al boicot contra Israel, al terrorismo contra Israel y la banalización del Holocausto. El programa de visita que prepararon buscaba provocar e incitar. Un país que se respeta no permite a quien actúa contra su existencia entrar a sus fronteras".

El ex alcalde de Jerusalén y miembro del Likud, Nir Barkat, también expresó su apoyo a la decisión: "A nuestros amigos demócratas en EEUU, quisiera recordarles que el líder de su partido, el ex presidente Barack Obama prohibió la entrada a EEUU del ex parlamentario israelí Michael Ben Ari y de quien hoy es el primer ministro de India, Modi. Israel tiene el mismo derecho de protegerse a sí mismo y evitar la entrada de aquellos que quieren boicotearlo y actuar en su contra".

Anteriormente, el primer ministro Netanyahu justificó la medida del gobierno israelí argumentando que las congresistas Tlaib y Omar son "activistas líderes en promover la legislación de boicots contra Israel en el congreso estadounidense" y enfatizó que hace unos días recibieron el itinerario de las congresistas para su visita a Israel que revelaba que "el único propósito de su visita es dañar a Israel y promover la incitación en su contra".

El mandatario citó como ejemplo de que las congresistas marcaron el destino de su viaje como "Palestina" y no Israel, y a diferencia de todos los congresistas demócratas y republicanos que visitaron Israel, no solicitaron encontrarse con ningún oficial israelí, sea del gobierno o la oposición.

Netanyahu aclaró que "ningún país en el mundo respeta a EEUU y el congreso norteamericano más que el Estado de Israel".