Pidieron trasladar la Embajada Argentina a Jerusalén

Post thumbnailYamil Santoro en TV - Foto: Yamil Santoro
El 20 de enero del 2020, se presentó ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (por mesa de entrada) con el número 176 el “PEDIDO DE TRASLADO DE EMBAJADA ARGENTINA EN ISRAEL”.  La presentación fue realizada por Yamil Santoro y Darío Lopérfido, ambos del Partido Mejorar.

Yamil Santoro proviene del partido político de Patricia Bullrich, ex Ministro de Seguridad del Gobierno  de Mauricio Macri. Siempre perteneciente a la corriente liberal, formó el Partido Mejorar el 1/5/2018 y es el Presidente del Partido. Darío Lopérfido es el Vicepresidente del mismo Partido (Mejorar) y su carrera política proviene desde el Gobierno de De la Rúa en el 2001, fue Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires (2015-2016). La intención de éste Partido Político es presentar como Candidato a Diputado Nacional a Darío Lopérfido para el 2021, y Yamil Santoro como Candidato a Legislador de la Ciudad de Buenos Aires para el 2021.

La presentación, a pesar de coincidir con el viaje del Presidente de la Nación Argentina, Alberto Fernández al Foro de Líderes en Jerusalén y al Canciller Felipe Solá, no es más que la reiteración de un pedido anterior del año 2018. Fue durante el Gobierno de Mauricio Macri, Presidente desde el 10-12-2015 al 10-12-19. El 6 de diciembre del 2018, Yamil Santoro  recibió la respuesta a su primer pedido del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. La misma dice lo siguiente:

“Señores  Directivos de MEJORAR:

 

Carta de Respuesta durante Gobierno de Macri


Me dirijo a Ustedes en respuesta a su atenta nota dirigida al Sr. Canciller, fechada el 20 de noviembre  pasado, titulada “Pedido de traslado de Embajada Argentina en Israel”, en la que sugiere que la Argentina traslade su Embajada ante el Estado de Israel, desde la ciudad de Tel Aviv a la ciudad de Jerusalén.

Al  respecto, quisiera recordar la excelente  relación bilateral que vincula a nuestro país, tanto con los estados  de Israel y Palestina, como con sus respectivos pueblos. La República Argentina, verdadero crisol de razas, tiene la privilegiada particularidad de contar con una colectividad numerosa de los pueblos judíos y árabes, que interactúan diariamente de manera amistosa y pacífica a lo largo de  todo el territorio nacional. Esto ha generado que la Argentina pudiera efectivamente generar un profundo y tradicional vínculo con sus pueblos, y una relación de amistad madura con ambos estados.

Carta de Respuesta durante Gobierno de Macri Pag 2


Por otro lado, y en lo que hace estrictamente al objeto de su nota, la Argentina ha reconocido y reconoce el derecho del Estado de Israel a vivir en paz junto a sus vecinos, dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas. Al mismo tiempo, nuestro país reconoce el derecho del pueblo palestino a constituir un Estado libre, independiente y viable en base a las fronteras de 1967 y de acuerdo a lo que las partes determinen en el proceso de negociaciones.

Conforme la Resolución 181 de la Asamblea General de la ONU (1947), Jerusalén constituye un corpus separatum bajo un régimen internacional especial, que debía ser administrado por las Naciones Unidas.

A partir de 1967, tanto el Consejo de Seguridad como la Asamblea General, vienen cuestionado la anexión de hecho de Jerusalén realizada por Israel y cualquier intento de modificar su status legal.

Las Resoluciones 242 (1967), 252 (1968), 338 (1973) y 478 (1980) del Consejo de Seguridad, entre otras, reclamaron el retiro de las tropas israelíes de los territorios ocupados durante la Guerra de los Seis Días (territorios palestinos, Jerusalén y el Galán sirio), insistiendo en la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por medio de la fuerza.

En particular, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en su Resolución 478 de 1980, solicitó a todos los Estados retirar sus representaciones diplomáticas de Jerusalén, hecho que fue efectivizado por la gran mayoría de los países. El traslado de cualquier embajada a Jerusalén no solo contradice las decisiones respectivas del Consejo de Seguridad y de la Asamblea General de la ONU, sino que fundamentalmente no contribuye a encauzar el proceso de negociación para la resolución pacífica y perdurable del conflicto Palestino-Israelí.

Adicionalmente, resulta relevante destacar que en los "Acuerdos de Oslo" (1993) se definió que la condición jurídica final de Jerusalén será decidida por las partes en el marco de las negociaciones sobre el estatuto permanente  junto con las demás  cuestiones restantes.

La posición argentina se sustenta en las decisiones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad en lo que respecta al status especial de la ciudad de Jerusalén, especialmente en lo establecido  por la Resolución 478 (1980) del  Consejo de Seguridad, como lo hace la gran mayoría de la comunidad internacional y, por esta razón, la Embajada Argentina en el Estado de Israel está emplazada en  la ciudad de Tel Aviv desde el año 1949.

La Argentina entiende que una solución justa, verdadera y definitiva en el tiempo sólo será posible a través del diálogo y la negociación diplomática entre las partes involucradas.

Los saludo con distinguida consideración.

Embajador Tomás Kroyer
Subsecretario de Relaciones Institucionales y Diplomacia Pública “

En la respuesta, no hace referencia a la invasión de Jordania que tomó Jerusalén desde 1948 hasta la guerra de los Seis Días en 1967. Como ocurre habitualmente, siempre se considera la reacción de defensa del Estado de Israel (como ocurrió en 1948 en la Guerra de la Independencia y como ocurrió en 1967 con la Guerra de los Seis Días y luego la del Día del Perdón en 1973) y no de los agresores.

El nuevo pedido de traslado de la Embajada espera una pronta respuesta. Entre las líneas que forman parte del nuevo pedido figura una frase que marca la diferencia: “Con el afán que la Argentina recupere su liderazgo regional en materia de Derechos Humanos consideramos necesario brindarle una señal de apoyo al Estado de Israel, la única democracia liberal en Medio Oriente que respeta las libertades individuales, las creencias y los derechos de todos los habitantes profesen o no la religión judía, además de ser un país pionero en materia de igualdad entre el hombre y la mujer y el único en la región que garantiza plenamente derechos civiles a la población LGBT. Destacando que, entre otras cosas, han garantizado el libre el libre acceso, visita y tránsito sin restricción a los lugares sagrados para los feligreses de las tres religiones monoteístas (judaísmo, cristianismo e islam) así como para cualquier persona que quiera visitar esa tierra fundacional en la historia de la humanidad”.

Carta Presentada al Canciller Argentino - Foto: Yamil Santoro