Pensá bien y va a estar bien

Post thumbnailFoto: Pixabay
En este  artículo vamos a ver cómo  podemos ayudarnos a tener  una buena vida a pesar de la rutina agotadora.


Para cambiar un cierto estado de cualquier cosa necesitamos algo externo que influya sobre ese  objeto.  Si alguien mueve ese objeto, el mismo va a cambiar de lugar o estado.


Así es la persona. Si está en un estado de ánimo bajo los pensamientos pueden influir  a su estado de ánimo y cambiarlo por completo.

Si una persona me pone nerviosa tengo la posibilidad de tranquilizarme a través de mis pensamientos pensando cosas buenas sobre la persona que me puso nerviosa y juzgándolo para el bien.


Como la vestimenta de la persona influye sobre la persona así también los pensamientos.


Podemos entenderlo a través de una simple historia: Shimon trabajaba en limpiar las chimeneas de las casas  y siempre estaba sucio con ceniza y así iba a rezar en el templo. Se sentaba con todos los pobrecitos de la aldea, la gente se apiadaba de él y todos se relacionaban a él de acuerdo a como se veía.


Un día llegó Shimon al templo vestido con un traje impecable y se sintió una persona muy importante y fue y se sentó en los lugares importantes de las personas que tienen roles importantes en la aldea .


Todos se quedaron sorprendidos de Shimon pero él vino un día tras otro con la nueva vestimenta hasta que la gente se acostumbró a que Shimon es una persona importante.


Así es  el pensamiento de la persona, el habla y el acto. Si la persona cambia estos 3 terrenos, seguro que va a poder hacer un cambio muy importante en su vida.


Puedes escuchar más mensajes de la Rabanit Esther Matot en su canal de Youtube haciendo click aquí