Pasear por la región de Guilboa  y disfrutar de sus hermosos paisajes

Post thumbnailMonte Guilboa
En estos días en que por razones de seguridad de salud no se puede viajar al exterior y no aconsejan participar de eventos masivos, lo mejor es disfrutar de los hermosos sitios turísticos que tenemos en Israel.

Michal y Avinoam Barkin


El Consejo Regional de Guilboa invita a visitar esta región, que ofrece los encantadores paisajes naturales, el Valle Harod y la floreciente primavera de la región de Guilboa.


Se puede recorrer con la familia pintorescos senderos, pasando por puntos con increíbles vistas y hermoso paisaje panorámico. El Consejo Regional de Guilboa cubre un área de 250,000 acres, con 32,000 habitantes que viven en 33 localidades (8 kibutzim, 14 moshavim, 6 asentamientos comunitarios y 5 aldeas árabes). Los habitantes se ganan la vida en varias industrias agrícolas, en el turismo y en el libre comercio.

Más detalles sobre todas las atracciones en el sitio:
https://www.haGuilboa.org.il/

Lea y su comida


Ovad Nur que está al frente del Consejo dice “Tras un invierno bendecido por lluvias todo es particularmente espectacular”.

Paseos en jeep


Sin duda esta es la mejor época para descubrir los paisajes con tesoros naturales raros del Valle de Harod y de las montañas de Guilboa. Hay una variada oferta de atracciones y experiencias para toda la familia, ya sea en el Parque Nacional Maayan-Harod, que invita a realizar agradables caminatas, junto a varias otras actividades para grandes y niños.

Museo Shturman


Para los más aventureros es el sitio ideal para volar en paracaídas o subir a un globo aerostático y por supuesto se puede realizar un paseo en el jeep de Chen que también es un guía turístico y conoce datos interesantes sobre la zona. Hemos visitado algunos sitios que podemos recomendar.

“Barkanit”


“Barkanit” es una granja lechera familiar fundada en 1978 por la pareja Michal y Avinoam Barkin junto con sus hijos, un local agradable ubicado en Kfar Yehezkel que se especializa en la fabricación de quesos de leche de cabra y oveja y representa la unión del ser humano con su paisaje natural.

“Katef Shaul”


La pareja viajó por diferentes áreas de Francia y España para aprender a procesar los quesos, todos hechos de leche entera natural sin inyecciones añadidas o sustancias durante el procesamiento natural del queso. En el alegre local se puede comprar quesos o sentarse y comer un plato de quesos y tomar una copa de vino. También hay objetos de arte originales creados por ellos.

Patio de Lea


En el Moshav Maguén Shaul se halla el local “En el Patio de Lea” (Bajatzer shel Lea) en el que esta cocinera prepara exquisitos platos de comida kurda auténtica y hogareña, para comer en el lugar al estilo “hospedaje rural” y también se puede llevar. Todo con reserva previa.


Lea nos cuenta sus comienzos, cuando hace unos cinco años preparó una olla con verduras rellenas, publicó una foto en Facebook preguntando si alguien quería comprar esta comida. Recibió muchas respuestas afirmativas, y desde entonces no para de cocinar y vender sus productos. Con el tiempo y con el apoyo de su familia, convirtió una sala que había servido de sinagoga en un local con todo lo necesario para cocinar y atender al público. Ella es de origen ruso, pero aprendió los secretos de la comida kurda de la familia de su padre adoptivo y luego de su suegra. Conviene probar sus manjares. (reservas en 050-7307067)

En esta región es obligación visitar el Museo Beit Shturman en Ein Harod, que tiene varias salas dedicadas a diferentes temas, tales como naturaleza, la historia de la zona, en su mayoría de los años 30 y 40 y también un par de salas de arte moderno.

La parte natural ocupa dos salas con todos los animales de la zona, que pueden rivalizar con otros grandes museos de historia natural. Un auditorio y una sala para actividades infantiles con muchos juegos y atracciones didácticas muy especiales. En la sala de arte se presenta en estos días una muestra fotográfica de Micha Bar Am dedicada a la vivencia del kibutz.■