Nuevo empate y bloqueo electoral en Israel, según las últimas encuestas

Post thumbnailBenjamín Netanyahu y Benny Gantz Foto archivo: REUTERS/Nir Elias, Amir Cohen
A tres días de las elecciones generales en Israel, las terceras en un año, los medios publicaron el viernes las últimas encuestas que se pueden difundir, con una predicción común: volverá a haber empate entre Likud y Azul y Blanco y continuará el bloqueo político en el país.

El diario Maariv prevé que el partido del jefe del Gobierno en funciones, Benjamín Netanyahu, saque 34 diputados, al igual que su rival, Benny Gantz, al frente de la coalición Azul y Blanco. La radio pública Kan da una ligera ventaja de un diputado al Likud, mientas que el diario Israel Hayom también da empate, pero con 33 asientos.

La tercera fuerza política volvería a ser la Lista Conjunta, que representa al sector árabe de la población, con entre 13 y 14 escaños.

En una Cámara de 120 asientos, enormemente dividida y con la imposibilidad de que ningún partido supere por sí solo la mayoría absoluta, cada escaño cuenta. Pero las predicciones muestran que los israelíes no cambiarán mucho los votos que emitieron los pasados abril y noviembre. De nuevo, la elección de un presidente del gobierno quedará en manos de los pactos entre partidos, que tendrán que hacer equilibrismos para lograr 61 apoyos.

Según los sondeos, el bloque de las formaciones de derecha y religiosas logrará entre 57 y 58 asientos, a tres o cuatro de poder formar Ejecutivo. El denominado bloque de centro-izquierda y árabe se situaría en 56, aún más lejos de la mayoría.

Nuevamente, los seis escaños del nacionalista secular Israel Nuestro Hogar (Israel Beitenu), de Avigdor Liberman, serán determinantes, al igual que en noviembre. Este se opone a que los ultraortodoxos estén en el poder, lo que le impide unirse a lo que sería su bloque ideológico natural, del que formó parte en el pasado.

"Mi recomendación dependerá de las líneas maestras de gobierno y principios que presenten los candidatos después de las elecciones del 2 de marzo. No importa quién sea el primer ministro: las líneas del próximo gobierno es lo que realmente importa. Todas las opciones están en la mesa", declaró.

Liberman exige la creación de un Ejecutivo "liberal sionista", una definición que sugiere la exclusión tanto de los partidos religiosos ultraortodoxos como de los árabes. Pero sacar de la ecuación a estas dos fuerzas dejaría nuevamente una situación de estancamiento.

"Por triste que suene, en base a las encuestas unas cuartas elecciones son la opción más probable", dice el periodista Yuval Karni, en el diario Yediot Aharonot, una oscura predicción que comparte un 38% de israelíes, según el sondeo del Israel Hayom. EFE y Aurora