No usen el feminismo para justificar el terrorismo palestino

Post thumbnail
"…Él le daba agua en la boca a mi madre herida de bala y la terrorista vio eso, escuché los gritos, le dio unos golpes con el arma, le ató las manos… Al rato, él se liberó y siguió dándole agua, en cierto punto la terrorista pierde el control y le da una ráfaga de balas, los gritos de mi padre los escucho todo el tiempo, toda mi vida…"

Eran Boshkenitz tenía nueve años cuando todo ocurrió. Es uno de los sobrevivientes de la llamada “Masacre de la Carretera Costera”, un acto terrorista ocurrido en 1978 en el norte de Israel, que costó la vida a 38 personas, 11 de ellos niños entre 2 y 14 años de edad.

La mujer que asesina al padre de Eran frente a sus ojos de niño es Dalal al Mugrahbi, una de las varias asesinas que la Federación Palestina de Chile ensalza en su nueva campaña que trata de ligar el feminismo con la causa palestina.

Lorena Mussa, Presidente de la Unión General de Estudiantes Palestinos de Chile (UGEP) escribe en sus redes sociales; "Dalal asesinada en la lucha, ya muerta, Ehud Barak (Primer Ministro de Israel) desnudó su cuerpo frente a las cámaras, la tocó e hizo otras atrocidades con su rifle''.



La Masacre de la Carretera Costera ocurre en 1978, Ehud Barak fue Primer Ministro de Israel en 1999 y no existe referencia alguna en ningún medio israelí, palestino o internacional que demuestre algo siquiera cercano a la acusación descalibrada de la presidente de UGEP.

Hay muchas formas de entender el conflicto y es legítimo que un palestino y un israelí puedan leer distinto un mismo hecho. Sin embargo, lo que no se puede hacer es mentir. Y Lorena Mussa miente.

Miente cuando adjudica atrocidades perversas a Ehud Barak y miente cuando hace de una asesina, una luchadora de la libertad.

El 9 de Marzo de 1978, Abu Jihad, el líder del más sangriento grupo de terroristas de Al Fatah (quienes gobiernan Cisjordania hace 14 años), planea un cruento acto, en un intento de detener las conversaciones de paz entre Egipto e Israel.

Una lancha con 11 terroristas sale desde el Líbano y desembarca en la costa israelí, atacando y secuestrando a dos buses repletos de civiles, la mayoría de ellos familiares de funcionarios de la empresa de transportes Egged, en un día de recreación para los trabajadores y sus familias.

Los terroristas abrieron fuego a los buses para detenerlos y luego, al verse perseguidos, los hicieron explotar con uso de bazucas. 38 civiles muertos y 71 heridos, en uno de los más sangrientos y crueles actos de terrorismo en territorio israelí.

La Federación Palestina de Chile ha decidido falsear la historia convirtiendo una masacre de civiles en un acto de rebeldía, y lo hace con el oportunismo de los sinvergüenzas, con la cercanía del Día de la Mujer y en el auge del creciente Movimiento Feminista en Chile.

No tienen pudor en convertir a una asesina de mujeres y niños en una mártir de las mujeres. Lorena Mussa y su directorio de mujeres de la UGEP han decidido obviar el muy evidente estado de subyugación de la mujer palestina para justificar una cosa: el terrorismo.

Quieren hacer de Chile el campo de lucha de una batalla que niega cualquier chance de paz, que pretende la aniquilación del otro y que llevan perdiendo 70 años, mucho antes de que Lorena Mussa empezara a fantasear con héroes del terrorismo palestino.

Son tiempos de cambio en Chile y América Latina toda, la voz de las mujeres se escucha fuerte. No dejemos que las oportunistas de siempre desvirtúen este movimiento libertario, transformándolo en apología al terrorismo, la violencia y la muerte de mujeres y hombres.

Rindamos homenaje a las madres de los once niños y niñas muertos en la Masacre de la Carretera Costanera y no a su asesina.

 



Hernán López
Director Ejecutivo Comunidad Chilena de Israel

Gabriel Colodro
Presidente Comunidad Chilena de Israel