Netanyahu y Liberman mantienen un “positivo” encuentro mientras vence el plazo para formar la coalición

Post thumbnailAvigdor Liberman y Benjamín Netanyahu Foto: GPO Amos Ben Gershom
El presidente Reuvén Rivlin instó a Benny Gantz, líder del partido Azul y Blanco (Kajol Laván), a no conformar  un gobierno de minoría que dependa del apoyo externo de los partidos árabes, señala un reporte del canal estatal Kan.

Las fuentes que presenciaron el encuentro, en la Residencia Presidencial, expresaron que Rivlin no se opone en principio  a un gobierno de minoría apoyado desde afuera por la Lista [Árabe] Conjunta, pero exteriorizó su temor de que una coalición minoritaria de ese tipo no podrá funcionar y tampoco reparará las divisiones que afectan a la sociedad.

Rivlin sigue apoyando la idea de un gobierno amplio de unidad que incluya tanto a Azul y Blanco como al partido Likud, encabezado por el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

"Pido a Likud y Azul y Blanco (Kajol Laván) que entiendan y comprendan que la gente no quiere otra ronda de elecciones", declaró Rivlin en el encuentro con Gantz.

Mientras tanto, Netanyahu se reunió con el líder del partido nacionalista secular, Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), Avigdor Liberman, durante una hora, en la sede del Ministerio de Defensa, en Tel Aviv, con el objetivo de armar un gobierno de unidad. Ambas partes describieron las discusiones como “sustanciosas y positivas”.

Netanyahu y Liberman acordaron volver a reunirse para “completar” las conversaciones.

Liberman advirtió que el establecimiento de un gobierno de minoría será un “desastre” para Israel y aseveró que la formación de una coalición de unidad es el único camino para evitar la convocatoria  a terceras elecciones en menos de un año.

Paralelamente, Netanyahu señaló a los ministros y diputados del Likud que terceras elecciones sería un “desastre”. Pero “un gobierno de minoría dependiente de la Lista [Árabe] Conjunta será mucho peor”. El primer ministro expresó que un Ejecutivo de ese tipo “dependerá de partidarios de la Jihad Islámica y Hamás” y “será históricamente peligroso” para el Estado judío.

Gantz tiene plazo hasta el miércoles a medianoche para formar un gobierno de coalición. Luego de este plazo, Rivlin podría otorgar 21 días para que cualquier diputado de la Knéset (Parlamento) trate de conseguir una mayoría. Si ningún legislador lo logra, se convocará a nuevas  elecciones.

Probablemente, esta semana o a principios de la semana próxima el fiscal general (y asesor jurídico del Gobierno) Avichai Mandelblit anuncie su decisión sobre si imputará al primer ministro en tres casos de corrupción, lo que complicaría aún más los esfuerzos para formar una coalición, debido a que Gantz ha prometido que no se sentará en un gobierno bajo un primer ministro que enfrenta cargos delictivos.