Netanyahu viaja a EEUU para reunirse con Trump y hablar en AIPAC

Post thumbnailBiniamín y Sara Netanyahu Foto: GPO Haim Zach
El primer ministro, Biniamín Netanyahu, partió hacia Washington, donde pronunciará un discurso ante la convención anual de AIPAC, el principal foro pro-israelí en el país norteamericano, y se reunirá con el presidente estadounidense, Dondal Trump, en la Casa Blanca, escapándose  -aunque sea sólo momentáneamente- de los crecientes problemas legales en casa.

Netanyahu expresó que en su próximo encuentro con Trump le agradecerá al presidente “en nombre del pueblo de Israel, por el traslado de la embajada de EE.UU. a Jerusalén para marcar el 70 aniversario de la Independencia del Estado de Israel” y por sobre todas las cosas hablará con él de Irán, el acuerdo nuclear de 2015, al que el primer ministro se opone vehementemente, “la agresión iraní en nuestra región”, y el “avance de la paz” entre Israel y los palestinos.

"Avanzar en estos asuntos es importante para Israel y para la seguridad del mundo entero", apuntó Netanyahu, en un comunicado emitido por la Oficina del Primer Ministro.

Biniamín y Sara Netanyahu Foto: GPO Haim Zach


El lunes, Netanyahu espera recibir una cálida bienvenida en la Casa Blanca, donde se reunirá con el presidente y funcionarios de alto nivel, incluyendo el yerno de Trump, Jared Kushner, una figura clave en la mediación entre Israel y los palestinos. Kushner junto con un pequeño equipo, incluido el enviado especial para Medio Oriente Jason Greenblatt, han pasado el último año preparando una propuesta para la paz; aunque no se han difundido sus detalles de la misma.

El martes, Netanyahu ofrecerá un discurso en la convención anual de AIPAC. En los últimos dos años lo ha hecho a través de una teleconferencia, vía satélite.

El viaje a Estados Unidos se produce al tiempo que el primer ministro enfrenta intensas investigaciones policiales por presunta corrupción.

El viernes, Netanyahu y su esposa Sara fueron interrogados como sospechosos bajo apercibimiento, según los reportes, en el caso de corrupción Bezeq, conocido como el Caso 4000.

El caso se refiere a las sospechas de que Shaul Elovitch, principal accionista del gigante de las telecomunicaciones Bezeq, habría ordenado al sitio de noticias Walla, del que también es propietario, que le otorgue a Netanyahu una cobertura favorable a cambio de que el primer ministro promueva regulaciones que de hecho rindieron beneficios millonarios al empresario.

Netanyahu y su esposa fueron interrogados, separadamente, durante cinco horas, y es probable que enfrenten más interrogatorios en el caso, según el canal Hadashot.