Netanyahu es interrogado por la policía tras surgir nuevas pruebas en un caso de presunta corrupción

Post thumbnailBiniamin Netanyahu Foto: Kneset
La policía interroga al primer ministro, Biniamín Netanyahu, por el presunto affaire de corrupción denominado “caso Bezeq”, tras obtener nuevas evidencias derivadas del testimonio de un testigo del estado, que según los reportes implican al mandatario en un ilícito intercambio de favores.

El affaire también llamado “Caso 4000”, se refiere a sospechas de que Netanyahu, que también se desempeñó simultáneamente durante varios años  como ministro de Comunicaciones, promovió desde este cargo decisiones regulatorias que beneficiaron a Shaul Elovitch, el accionista mayoritario del gigante de telecomunicaciones Bezeq. Todo esto a cambio de una cobertura favorable en el portal de noticias de internet Walla, también propiedad de Elovitch.

Según los reportes, las nuevas evidencias suministradas a la policía por Nir Jefetz, un ex alto asesor de Netanyahu convertido en testigo del estado, demuestran que las acciones tomadas para beneficio mutuo de Netanyahu y Elovitch no fueron casuales; sino que más bien, ambas partes eran plenamente conscientes de que estaban actuando en el marco de un ilícito acuerdo de reciprocidad.

Según los reportes, Jefetz reveló a la policía que a veces hablaba con Elovitch seis o siete veces al día, en calidad de asesor de Netanyahu.

Este interrogatorio, que tiene lugar en la Residencia del Primer Ministro en Jerusalén, es el tercero que coloca a Netanyahu frente a los investigadores de la policía en este caso, y el décimo desde principios de 2017, en relación a otras tres investigaciones por presunta corrupción.

La Fiscalía del Estado está considerando la posibilidad de acusar al primer ministro en otras dos investigaciones por corrupción, conocidas como el “Caso 1000” y el “Caso 2000”, luego que la policía, recomendara en febrero pasado enjuiciar a Netanyahu por ambos affaires.

Jefetz, ex asesor de comunicación de la familia Netanyahu, es el tercer hombre de confianza del primer ministro que se convierte  en testigo del estado, en estos casos. También se convirtieron en testigo del estado el ex director general del Ministerio de Comunicaciones, Shlomo Filber, y ex jefe de la Oficina del Primer Ministro, Ari Harow.

Se dice que Jefetz también proporcionó a los detectives más pruebas en relación a los Casos 1000 y 2000.

Según los reportes, en el Caso 1000 -en el que Netanyahu y su esposa son sospechosos de recibir regalos ilícitos por parte de empresarios multimillonarios- Jefetz proporcionó a los investigadores los nombres de patrocinadores adicionales de la pareja, reforzando aparentemente la hipótesis de que el presunto comportamiento del matrimonio formaba parte de un patrón de conducta.

En el Caso 2000 -que se refiere a un presunto acuerdo ilícito toma y daca entre Netanyahu y el editor del periódico Yedioth Ahronoth, Arnón Mozes,-, los reportes sugieren que Jefetz suministró nombres de figuras adicionales que participaron en las conversaciones entre ambos.

La Oficina del Primer Ministro dijo en respuesta  que las nuevas evidencias "no valen nada".