Netanyahu retira el pedido de inmunidad: se allana el camino para su procesamiento

Post thumbnailBenjamín Netanyahu Foto: Knéset
El primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, anunció que retira su pedido de inmunidad parlamentaria para el proceso que tiene pendiente por tres casos de corrupción en su contra.

Consiguientemente, las imputaciones en su contra serán presentadas por el Tribunal del Distrito Jerusalén este fin de semana, antes de las elecciones del 2 de marzo.

El anuncio de Netanyahu se produce horas antes de que la Knéset (Parlamento) tratara la conformación del comité para debatir –y casi seguro rechazar- el pedido de inmunidad del primer ministro.

Netanyahu denunció, en un mensaje de Facebook, el “circo de la inmunidad” que se estaba desarrollando en Jerusalén; mientras él está en Washington llevando a cabo una “misión histórica”.

"En esta hora decisiva para el pueblo de Israel, mientras estoy en Estados Unidos en una misión histórica para configurar las fronteras permanentes de Israel y garantizar nuestra seguridad para las generaciones futuras, se espera que comience otro episodio en la Knéset con el circo de inmunidad", apuntó el primer ministro.

"Como no se me facilitó el debido proceso, porque todas las reglas de la Knéset fueron pisoteadas, y dado que los resultados del procedimiento fueron dictados previamente sin una discusión adecuada, decidí no permitir que este juego sucio continuara", agregó el titular del Ejecutivo.

De esta manera, Netanyahu se convertirá a todas luces en el primer candidato a primer ministro que se presenta a elecciones siendo imputado por la Justicia.

El principal rival del primer ministro y líder del partido Azul y Blanco (Kajol Laván), Benny Gantz, dijo en respuesta al anuncio del mandatario que Netanyahu no puede conducir el país cuando está siendo juzgado en tres casos de corrupción.

“Netanyahu está yendo a juicio y nosotros debemos seguir adelante. Los ciudadanos de Israel tienen una clara opción: un primer ministro que trabajará para ellos o uno que trabajará para sí mismo”, observó Gantz.

“Nadie puede conducir un país y al mismo tiempo manejar tres graves casos criminales por soborno, fraude y abuso de confianza”, añadió.

Netanyahu había anunciado a principios de enero que pediría a la Knéset (Parlamento) inmunidad parlamentaria, en tanto que vencía el plazo para hacerlo, tras la decisión del fiscal general del Estado, Avichai Mandelblit, de procesarlo.

Sin embargo, el bloque de partidos de derecha y religiosos que lo apoyan carece de la mayoría mínima de 61 votos para que la Knéset le otorgue la inmunidad o para postergar la decisión hasta después del 2 de marzo.