Netanyahu ordena a los diputados del Likud aprobar la disolución del Parlamento

Post thumbnailBenjamín Netanyahu Foto: Kneset
El primer ministro, Benjamín Netanyahu ordenó a los diputados de su partido, Likud, que voten hoy lunes a favor de disolver la vigesimoprimera Knéset (Parlamento), que fue elegida apenas el 9 de de abril. Netanyahu instruyó a todos los legisladores estar presentes, sin excusas, en la votación.

El partido Likud está presionando para disolver la Knéset mientras el miércoles 29 de marzo se vence el plazo para formar el nuevo gobierno y no se registran avances en las conversaciones con el partido laico nacionalista Israel Beitenu (Israel Nuestro Hogar), encabezado por el diputado Avigdor Liberman.

Israel Beitenu exige que el nuevo gobierno prometa aprobar su versión del proyecto de ley para el enrolamiento militar de los jóvenes ultra ortodoxos (haredim) y rechaza toda modificación. El proyecto de ley, que fue diseñado por el Ministerio de Defensa, mantendría en gran medida las actuales postergaciones para el enrolamiento de los estudiantes de las academias rabínicas (yeshivot), pero impondría sanciones y otras medidas de presión a los establecimientos educativos ultra ortodoxos para garantizar que se alcancen las cuotas fijadas.

El partido ultra ortodoxo askenazi Judaísmo Unido de la Torá (Iahadut Hatorá) aceptó un arreglo de compromiso propuesto por Netanyahu según el cual las cuotas de jóvenes ultra ortodoxos enrolados no serán fijadas en la ley, sino determinadas por el gobierno.

Israel Beitenu rechazó la propuesta de compromiso; y Netanyahu amenaza con llevar al país de vuelta a elecciones anticipadas.

“Los ultra ortodoxos se han movido en la dirección de Liberman”, apuntó Netanyahu. “Podemos resolver esta crisis, pero adivino que hay alguien que no quiere”.

“Liberman está buscando una excusa para derrocarme. El público nunca le perdonará si nos lleva dos veces a elecciones en un año”, agregó el primer ministro.

“Si no hay alternativa, entonces aprobaré una ley para disolver la Knéset el miércoles”.

Paralelamente, el partido Likud estaba analizando la posibilidad de establecer un gobierno estrecho de 60 diputados. Debido a que el Gobierno carecería de mayoría absoluta en la Knéset de 120 miembros, requeriría el apoyo del partido Israel Beitenu desde fuera del gobierno.

Tal arreglo podría durar muy poco, incluso menos de una semana. Si Netanyahu forma un gobierno estrecho de 60 legisladores, eso le otorgaría al primer ministro seis días hasta el juramento del nuevo gobierno, lo que le dará tiempo adicional para negociar con Israel Beitenu.

Tampoco está claro si el resto de los diputados, incluyendo la oposición, apoyará la moción de Netanyahu de disolver la Knéset. El partido mayoritario Likud cuenta con apenas 35 diputados de los 120 legisladores que conforman el Parlamento.