Netanyahu: Israel renegociará la cesión de tierras con Jordania

Post thumbnailTzofar Foto: Chaver83 Wikimedia Dominio Público
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, anunció que Israel renegociará dos anexos del acuerdo de paz, de 1994, con Jordania en un esfuerzo por mantener el contrato de arrendamiento de las áreas de Naharaim y Tzofar, tras la decisión del rey jordano Abadallah II de reclamar esos territorios.
Bajo los términos del acuerdo, Israel estaba alquilando la isla de Paz en Naharaim y el enclave de Tzofar en el Aravá, desde hace un cuarto de siglo.
Los agricultores israelíes están cultivando desde hace muchos años esas tierras, pero los términos del acuerdo de paz establecen que tras 25 años de haber sido firmado, cada una de las partes puede interrumpir el arrendamiento de esas tierras con la condición que avise con un año de anticipación, y el domingo se cumplen 24 años de la firma del tratado.
“Jordania se ha reservado la opción de reclamar el área de Naharaim, cerca del río Jordán, y del enclave de Tzofar en el Aravá. Nos han informado hoy que quieren implementar esa opción”, apuntó el primer ministro. “Entraremos en negociaciones con ellos sobre la opción de extender el acuerdo existente”.
Sin embargo, Netanyahu subrayó que “No hay duda que desde una perspectiva general todo el tratado es un activo valioso e importante para ambos países”.
El tratado de paz con Jordania, junto con el firmado por el entonces primer ministro, Menachem Begin, con Egipto en 1979 son “los principales anclajes de la estabilidad regional”, apuntó el titular del Ejecutivo.
“Además, estamos expandiendo las relaciones con otros países árabes para los que el Estado de Israel no es el enemigo”, concluyó Netanyahu.
El rey Abdallah II de Jordania, que está enfrentando desde hace tiempo una intensa presión para que cancele el acuerdo de paz con Israel, anunció la decisión de reclamar esos territorios
“Ejerceremos nuestra plena soberanía sobre nuestra tierra", aseveró Abdallah. "Nuestras mayores prioridades, y nuestra decisión es terminar con los anexos del tratado de paz para tomar las decisiones que sirvan a Jordania y los jordanos".
El jefe del Consejo Regional de Arava Central, Eyal Bloom, expresó preocupación por la decisión jordana, indicando que “las tierras agrícolas del enclave de Tzofar son importantes para la seguridad del área, el estado y la vida de los habitantes y la agricultura del Aravá Central. Esto significaría el colapso de treinta granjas en un área de alrededor de 1.400 dunams (140 hectáreas)”.
Bloom instó al primer ministro a resolver la crisis, diciendo que las tierras en cuestión no solamente sirven a la agricultura sino también “constituyen una barrera entre las zonas pobladas del Aravá y Jordania, y son críticas debido a su localización para la seguridad de la región y el estado”.
De acuerdo con el tratado de paz, estas dos zonas cuentan con soberanía jordana pero con derechos de uso privado de Israel. Esto incluye la libertad sin restricciones de entrada, salida y circulación dentro del área.