Netanyahu dialoga sobre la anexión con Kushner: “EEUU busca lentificar el proceso”

Post thumbnailJared Kushner y Biniamín Netanyahu Foto: Amos Ben Gershom GPO
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, mantuvo una video conferencia con Jared Kushner, asesor y yerno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien participó en la elaboración de la iniciativa de paz del mandatario norteamericano, denominado “Paz para la Prosperidad”.

En la conversación participaron también Avi Berkowitz, enviado especial de la Casa Blanca para los esfuerzos de paz entre Israel y los palestinos, el embajador de Estados Unidos en Jerusalén, David Friedman, y el embajador israelí en Washington, Ron Dermer.

Horas antes, el ministro de Defensa, Benny Gantz, se había reunido con Friedman.

Las conversaciones giraron en torno a los planes de Netanyahu de anexar partes de Judea y Samaria (Cisjordania) a partir del mes de julio.

Según fuentes estadounidenses citadas por el Canal 13, los norteamericanos querían “bajar el entusiasmo” por la anexión, es decir “lentificar en gran medida el proceso”, debido a que la Casa Blanca está en estos momentos concentrada, entre otros, en las protestas masivas por el asesinato del George Floyd a manos de la policía en Minneapolis, la semana pasada, además de la pandemia del coronavirus que está dañando duramente el desempeño de la economía.

Netanyahu prometió que coordinaría la anexión con la Administración Trump y los funcionarios estadounidenses que buscaron explorar si Israel tiene intenciones de seguir adelante con esos planes y cómo lo haría, salieron de la conversación sin una respuesta definitiva, de acuerdo con el reporte.

Paralelamente, el Gantz ordenó al jefe del Estado Mayor, teniente general Aviv Kochavi, que prepare a las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) “de cara a los esfuerzos diplomáticos en la arena palestina”, en referencia a los escenarios posibles que puedan resultar de la anexión.

El plan que ha prometido Netanyahu, a los diputados de su partido Likud, ejecutar en el mes de julio consiste en anexar alrededor del 30 por ciento de Judea y Samaria (Cisjordania), incluyendo los asentamientos israelíes y el Valle del Jordán.

Sus socios en la coalición, Gantz y el ministro de Exteriores, Gabi Ashkenazi, que lideran el partido Azul y Blanco, han apoyado el plan de Trump, pero han apuntado que la anexión debe coordinarse con el resto de los actores relevantes, tales como Jordania y los palestinos.

El reino hachemita ha amenazado revisar su tratado de paz con Israel si se lleva adelante la anexión; en tanto que los palestinos también la han rechazado de plano.