Netanyahu canta victoria y Gantz dice que los resultados no son finales

Post thumbnailBenny Gantz Foto: REUTERS Corinna Kern
El líder del partido Azul y Blanco (Kajol Labán) y ex jefe del Estado Mayor, teniente general (retirado) Benny Gantz, expresó su satisfacción esta mañana por las elecciones; a pesar de que los resultados preliminares muestran una clara victoria del bloque de derecha, que incluye a los  partidos ultraortodoxos.

“¡Buenos días amigos, y sí, este es un buen días!”, manifestó Gantz a sus partidarios en los medios sociales.

"Los números reportados no son el final de la historia. Si bien parece que el pronóstico es sombrío, no se tienen en cuenta dos factores: 1) Nada de esto es definitivo, y es posible que haya movimientos electorales, posiblemente el inicio de varios movimientos políticos. 2) No hay absolutamente nada en los [resultados iniciales] que pueda ocultar el sol brillante de esperanza que hemos dado a la gente en Israel. Ellos, los votantes, pidieron esperanza, y se la dimos".

Gantz añadió que la proyección de 35 escaños para su partido es un “logro histórico”.

Con el 97 % de los votos escrutados, el partido Likud, del primer ministro, Benjamín Netanyahu, supera a Azul y Blanco por apenas alrededor de 14.000 votos, con el 26,27 % de los sufragios. Pisándole los talones, Azul y Blanco alcanza el 25,94 %.

Ambos partidos alcanzan, según las proyecciones, un empate técnico con 35 escaños. Sin embargo, el Likud es el favorito para conseguir más de 61 diputados, el número “mágico” que se precisa para conseguir la mínima mayoría para formar Gobierno. (Porque el Parlamento [Knéset] está constituido por 120 miembros). Según las proyecciones, el bloque de derecha, liderado por el Likud, logrará 65 escaños; mientras que el bloque de centroizquierda y los partidos árabes solamente 55.