Netanyahu califica de “hipócrita y mentiroso” el informe de la ONU sobre Gaza

Post thumbnailBenjamín Netanyahu Foto: GPO
El primer ministro, Benjamín Netanyahu, manifestó que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU “está alcanzando nuevas cumbres de hipocresía y miente debido a su odio obsesivo hacia Israel, la única democracia del Oriente Medio”, en respuesta a una investigación del organismo alegando que las tropas de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) podrían haber cometido “crímenes de guerra o contra la humanidad” en su respuesta a los disturbios semanales organizados por el grupo terrorista islámico Hamás, en la frontera de Gaza.

“Hamás es quien dispara cohetes a civiles israelíes, arroja explosivos y realiza actividades terroristas durante las violentas manifestaciones en la valla [fronteriza]”, añadió Netanyahu.

El Ministerio de Exteriores calificó de “falso, hostil y sesgado” el informe difundido por la comisión de la ONU, presidida por el argentino Santiago Cantón, establecida para investiga la respuesta de los soldados israelíes a las manifestaciones de la llamada “Marcha del Retorno”, que comenzaron a fines de marzo pasado.

"El Teatro del Absurdo del Consejo de Derechos Humanos ha producido otro informe hostil, falso y sesgado contra el Estado de Israel", declaró el ministro de Exteriores, Israel Katz.

El texto de la ONU se basa en "información falsa, en la que no se han examinado los hechos y cuyo único objetivo es desacreditar a la única democracia de Oriente Medio y dañar su derecho a la defensa propia del terrorismo de una organización asesina", apuntó el ministro en referencia a Hamás, que gobierna de hecho Gaza y organiza los disturbios en la frontera.

"Israel rechaza de plano el informe. Nadie puede negar el derecho de Israel a la defensa propia y su deber de proteger a sus residentes y sus fronteras de ataques violentos", aseguró Katz, que denunció a Hamás como responsable de los hechos por "empujar a los residentes de Gaza a las vallas, incluidos mujeres y niños" y tener como objetivo "la destrucción del Estado de Israel".

El ministro de Educación, Naftalí Bennett, expresó que “es difícil imaginar que la ONU podía caer tan bajo. Alternar entre excusar al terrorismo e ignorar el terrorismo es traicionar a las democracias y apoyar a los dictadores y tiranos”.

La comisión de la ONU sostiene en su informe que "tiene bases razonables para creer que durante la Gran Marcha del Retorno los soldados israelíes cometieron violaciones de los derechos humanos y la ley humanitaria, en algunos casos constitutivas de crímenes de guerra o contra la humanidad, y deben ser inmediatamente investigadas por Israel".