Nerviosismo en la frontera entre Israel y Líbano

Post thumbnailFoto: Portavoz militar
Pablo Sklarevich
Es difícil no sospechar que los frentes de Líbano, Gaza y Cisjordania estén interconectados. Hamás trata a toda costa de aumentar la tensión en Cisjordania (Judea y Samaria), mientras busca mantener algún grado de calma en la Franja.
Hezbollah parece haberse inspirado en los túneles que construyó Hamás bajo el perímetro arenoso de Gaza. Y al igual que Hamás, el grupo terrorista chií busca obstaculizar las tareas de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) de destrucción de los túneles transfronterizos, y desviar la atención sobre el fracaso de su instrumento militar táctico mediante la fricción. Según los reportes, Hezbollah está llamando a los habitantes chiís del sur del Líbano a movilizaciones masivas en la frontera.
Cuando más las FDI parecen tratar de evitar una confrontación; mayores son la provocaciones del lado libanés.
El jefe de la Inteligencia Militar, general Tamir Hayman, manifestó que Hezbollah no cuenta con capacidad como para convertir los cohetes aleatorios en misiles de precisión ni para producirlos en forma industrial.
Mientras tanto, durante una visita a una base militar norteña, el primer ministro, Benjamín Netanyahu, advirtió a Hezbollah que si trata de responder a la operación que están realizando los soldados en la frontera con el Líbano para destruir los túneles, la reacción podría ser aplastante.
Las FDI "están preparadas para dar una respuesta muy dura. Si Hezbollah comente un gran error y decide dañar o resistir nuestra operación va a sufrir golpes inimaginables”, aseguró Netanyahu.
Israel espera apoyarse en el descubrimiento de los túneles para combatir a Hezbollah, y a su patrocinador Irán, también en el ámbito diplomático. Después de todo, el grupo chií ha sido atrapado in fraganti violando los acuerdos internacionales, en este caso la Resolución 1701, que dio por finalizada la Segunda Guerra del Líbano, en 2006.
La visita de la delegación militar israelí a Moscú puede verse bajo el telón de fondo de este movimiento.
Pero el nerviosismo no solamente se ha instalado en la frontera libanesa sino también en Damasco, la capital siria. El domingo 9 de noviembre pasado, la televisión estatal siria informó, citando fuentes militares, que las baterías antiaéreas habían lanzado misiles en respuesta a un supuesto ataque sobre el Aeropuerto Internacional de Damasco. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que cuenta con una amplia red de activistas en el terreno, indicó que testigos de la zona escucharon fuertes explosiones. Sin embargo, poco más tarde, altos oficiales del ejército de Siria negaron el incidente. Algunos analistas sirios conjeturaron que misteriosas fuerzas israelíes habían interferido los equipos electrónicos de la defensa antiaérea del régimen de Damasco, desatando el disparo errático de misiles.