Museo de Eretz Israel (Muza) y los “Animales Estivales Nocturnos”

Post thumbnailYuval Saar y Ben Aryeh
En el Museo de Eretz Israel (Muza) de Ramat Aviv, se abre en estos días un gran exposición que estará abierta todo el verano, se titula “Animales Estivales Nocturnos” y presenta decenas de enormes instalaciones interactivas, fruto de una gran imaginación y fantasía,  que esperan a que todos los miembros de la familia se acerquen  a mirar, a trepar y a jugar en ellas.

Una exposición que es más bien un jardín de aventuras. Es el resultado de la unión de tres artistas con mucho ingenio: el escultor Aharale Ben Aryeh, la escritora e ilustradora Einat Tsarfati y el curador Yuval Saar. La exposición estará abierta de domingo a sábado (excepto los viernes) de 18:30 a 21:30. Hasta el 31 de agosto, en Haim Levanon 2, Tel Aviv.

Durante 40 años desde que comenzó a esculpir, Aharale Ben-Aryeh se ha especializado en esculturas a gran escala en parques públicos, tanto de Israel como de todo el mundo. Hasta el día de hoy, a pesar de su rica experiencia y gran complejidad técnica, ve en el proceso artístico con el que se identifica, una acción intuitiva: la creación mediante la acción. El punto de partida de Ben Aryeh es una exploración de los materiales que crea y mediante los cuales expresa su pensamiento creativo.

El artista declara “Pienso con mis manos, con la punta de mis dedos. Entiendo lo que hay que hacer y luego me olvido de todo y empiezo a jugar. Dejo que la intuición me guíe y simplemente empiezo a jugar como un niño”. Sobre su obra se ha dicho que “su punto de partida está anclado en el material, o más precisamente en el encuentro entre materia y concepto. El “Qué” y el “Cómo” van siempre juntos. Sus obras consisten en docenas de elementos que se entrelazan y se unen en una perfección formal”.

Taller de animales


“Animales Estivales Nocturnos” (Midsummer Night's Zoo) es una exposición de unas 30 esculturas en forma de animales que se han instalado en el jardín arqueológico del Museo Eretz Israel, incluye pavos reales, elefantes, saltamontes, peces, serpientes, leones, caballos, cocodrilos, cabras, ranas, patos, camellos, canguros,  etc. Todos ellos nacieron de la imaginación de Ben Aryeh, de madera y metales, se elevan a una altura de seis metros cada uno. Pero la combinación de todos juntos da la impresión de un zoológico, un evento de arte alternativo  dentro de un parque.

Los animales “invitan” a la audiencia a caminar entre ellos, pero, a diferencia de las exposiciones de arte “comunes”, estas no son estatuas para ver solamente. Todas invitan a los visitantes a ser tocadas, moverse e interactuar con ellas. En una acción simple, cada niño puede hacer que extiendan sus alas, abran la boca o rujan su camino. Cada noche durante el verano, surgirá un mundo nuevo y maravilloso en el jardín del museo, un mundo que combina juegos y aventura, diversión y creatividad, imaginación y artesanía. Durante la visita se puede participar sin cargo extra de un taller artístico en el los niños arman sus propios animales de madera y pueden pintarlos. Además reciben un folleto ilustrado para cada familia para participar en un concurso con un premio.