Mujeres ortodoxas estudian con pocas oportunidades laborales

Post thumbnail
Muchas mujeres ortodoxas estudian carreras universitarias con el objetivo de  dedicarse a la docencia, recibiendo subsidios del estado por estos requisitos. Sin embargo, siguen habiendo pocas ofertas laborales en el sector.

Éste fue el hallazgo del reporte realizado por el "State Comptroller", sobre la iniciativa del estado para incrementar la cantidad de mujeres y hombres ortodoxos que obtienen una educación superior,  para así, aumentar la tasa de empleo y productividad.

El reporte se enfoca en dos de los el programas de subsidios llevados a cabo por el Consulado de Educación Superior (CHE), desde el 2011 al 2016, y un segundo desde 2016 hasta el 2020, en los cuales fueron utilizados 1.7 billones de shekel (NIS).

El análisis afirma que si bien el número de mujeres y hombres ortodoxos aumentó un 48% en el transcurso del primer programa, los objetivos no fueron alcanzados por un 20%.

Por otro lado, se dio a conocer, que el número de hombres en esta rama de estudio es significativamente mas bajo que el de mujeres. Sin dejar de lado que las posibilidades de empleo para los hombres ortodoxos también lo son comparado al resto de la población.

Entre los años 2011 y 2017, el 78% de los graduados de la comunidad ortodoxa fueron mujeres, de las cuales el 44% estudiaron para dedicarse a la docencia. Hay 6.500 de mujeres que obtienen títulos de este tipo, mientras que el espacio de educación ortodoxo solo emplea 1.500 de profesores al año.

Contradictoriamente , se halló una falta de profesores hombres en el sector. Pero como usualmente, en estos casos, los hombres les enseñan a los niños y las mujeres a las niñas, las profesoras no pueden cubrir la demanda.

Así mismo, se notificó un gran numero estudiantes que abandonan sus estudios. Según el informe, el 46% de los hombres y el 28% de las mujeres ortodoxas, no completaron sus estudios en comparación con el 20% y el 12% de la población general.

El reporte concluyó poniendo en duda la verdadera eficiencia del programa ofrecido por CHE, y se lo acusó de fallar en proveer clases de calidad para triunfar en el mundo laboral. También, opinó sobre la necesidad de establecer objetivos claros de  incrementar el numero de hombres ortodoxos en la educación e incentivar y apoyar a las mujeres a perseguir otras carreras debido a la falta de oportunidades laborales.