Mujeres israelíes vuelven a protestar contra feminicidios durante la pandemia

Post thumbnailProtesta contra los feminicidios en Tel Aviv Foto: EFE vía REUTERS
Miles de mujeres israelíes se manifestaron hoy por tercera vez en menos de un mes tras registrarse un aumento de incidentes de violencia de género durante la pandemia de coronavirus y exigieron mayor inversión estatal en programas para combatirla.

Hace un mes eran cinco, hoy ya son ocho, en el año ya van once. Las muertes de mujeres por violencia machista siguen aumentando y, tras unas semanas de desescalada, la posibilidad de que se vuelvan a imponer restricciones por temor a una segunda oleada de casos de COVID-19 fue la chispa necesaria para que mujeres israelíes, de distintos orígenes, geografías y clases sociales, salgan a manifestarse.

"Para demasiadas mujeres, la cuarentena se convirtió en una prisión, torturadas por parejas abusivas sin nadie que las defendiera", explicaron las organizadoras de la movilización en un comunicado.

Por eso, exigen "que el nuevo gobierno financie inmediatamente programas sociales que protejan a las mujeres de violencia doméstica" y cierran: "la próxima vez que una mujer sea asesinada, sabemos exactamente quién es responsable, los políticos ya no tienen excusas".

Según cifras publicadas esta semana por el Ministerio de Trabajo y Servicios Sociales, las líneas de emergencia para casos de violencia machista registraron en el mes de mayo un aumento del 122% respecto al año pasado.

La protesta, que se llevó a cabo en un parque junto al mar y cuyas organizadoras intentaron se ajuste a las normativas del Ministerio de Salud, contó con discursos de familiares de algunas de las mujeres que fallecieron en los últimos dos meses en hechos de violencia de género y con la presencia de destacados artistas y personalidades israelíes.

"Basta de asesinar mujeres", "Las mujeres mueren y el Gobierno guarda silencio" y "Juntas acabaremos con la violencia", fueron algunos de los mensajes que las mujeres presentes portaban en sus carteles, muchos de ellos escritos en hebreo y en árabe, con el fin de dejar en claro que esta lucha no tiene religión ni banderas sino que es una "emergencia social" que debe ser combatida entre todas. EFE