Ministro palestino afirma que “Israel quiere destruir nuestra economía”

Post thumbnailEl presidente de la ANP, Mahmoud Abas, junto al primer ministro palestino, Mohammed Shtayyeh, en Ramallah. / Foto: Majdi Mohammed / REUTERS
El nuevo primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mohammed Shtayyeh, afirmó que “Israel quiere destruir la economía palestina reduciendo la cantidad de dinero de las tasas, así como robando dinero que nos pertenece". El mandatario de Ramallah pidió al Banco Mundial la creación de un mecanismo efectivo para auditar las transacciones financieras de Israel al ente gubernamental palestino.

Shtayyeh hizo las declaraciones durante un encuentro con Kanthan Shankar, nuevo director del Banco Mundial para los territorios palestinos. El primer ministro pidió que el organismo internacional se ponga de lado “de las prioridades palestinas, apoyando a la economía y creando empleos”.

Durante más de dos décadas, Israel ha recaudado una comisión de un 3% en las tasas que recolecta para la ANP, tal como se acordó en los Protocolos de París de 1994. Dichas tasas incluyen tasas de importación hacia los territorios palestinos, así como impuestos de los palestinos que trabajan en Israel.

Las autoridades israelíes afirman que recolectan tasas adicionales por valor de 5 millones de dólares en algunos casos para pagar tratamientos de palestinos en hospitales israelíes y cuentas pendientes de delincuentes. “Lo que ocurre es un cambio en el estatus acordado en París”, afirmó Azmi Abd al-Rahman, portavoz del ministerio de economía palestino. Y agregó: “estas tasas no están incluidas en los acuerdos firmados”.

Rahman explicó que corresponde a la ANP ejecutar los pagos de las cuentas pendientes con Israel. Los Protocolos de París fueron acordados durante la implementación de los Acuerdos de Paz de Oslo. Pero en 2018, el gabinete de ministro del gobierno de Netanyahu aprobó una ley para congelar parte las tasas que se transfieren a la ANP, con una cifra que correspondía a los pagos que el ente de Ramallah transfiere a los presos palestinos que cumplen condena en cárceles israelíes.

En febrero de este año, por ejemplo, Israel congeló el transfer de 138 millones de dólares, que equivale al 65% del presupuesto mensual de la ANP. Israel lo defiende alegando que dichos prisioneros “son criminales o cometieron ataques terroristas”. Recientemente, el Banco Mundial pidió una solución urgente para la crisis económica palestina, que achacó en parte a las retenciones de tasas de Israel.

En el establishment de seguridad israelí hay quienes se muestran contrarios a las retenciones, ya que temen que la falta de fondos conlleve una reducción de la cooperación de seguridad con las fuerzas de seguridad palestinas y una eventual desestabilización de Cisjordania.

El 7 de mayo, tras la última escalada de tensión entre Hamás e Israel, Qatar prometió transferir 480 millones de dólares de ayudas a la ANP en Cisjordania y a Hamás en Gaza, el grupo terrorista islámico que gobierna la franja. Se estima que unos 300 millones irán destinados a subsanar la crisis financiera de la ANP.