María Juncal estrena “La Vida es Un Romance”

Post thumbnail
 En el marco de “Tel Aviv Danza” que se lleva a cabo en el Centro Suzanne Dellal, se podrá ver nuevamente a María Juncal, una de las más destacadas bailarinas flamenco que regresa a Israel esta vez para presentar “La vida es un romance” en estreno mundial. María nos explica que se trata “de un viaje personal. El baile nos lleva a través de memorias y propuestas a un nuevo compromiso con la vida.

Cruzamos un portal imaginario, cada paso nos lleva hacia el futuro, mientras que los recuerdos nos anclan al pasado”.  En escena estarán María la virtuosa del flamenco y tres cantantes para transportar al público por un viaje de sentimientos. Se presenta el 9 y 1 de agosto en el Centro Dellal. Tras la presentación del 9.8 habrá un diálogo entre la artista y el público.

Recordemos que María Juncal ganadora de numerosos premios, es oriunda de Las Palmas de Gran Canaria, una de las “bailaoras” más reconocida de España, con sólida formación en ballet y clásico español. Nació en el seno de una familia de sangre flamenca, los Borrull.  Inició su trayectoria estudiando ballet y danza clásica española, estudió y se perfeccionó con los mejores maestros y con su tía abuela Trini Borrull, continuó con sus estudios en el Centro de Arte Flamenco y Danza Española Amor de Dios en Madrid.

Sus primeros pasos la conducen a Santa Cruz de Tenerife y luego a Madrid, donde conoce y trabaja en las compañías de leyendas del baile flamenco como Güito, Manolete o Merche Esmeralda. De sorprendente madurez escénica, y poseedora de una profundidad que recuerda a las grandes bailaoras de este siglo, su dedicación y disciplina la han llevado a descubrir facetas inéditas de la expresión física. Con un repertorio de varios trabajos dirigidos, coreografiados y protagonizados por ella, se ha presentado en escenarios de todo el mundo y forjado una larga trayectoria llena de reconocimientos. La Vida es un Romance que es su último estreno, cuenta con la dirección de Angel Rojas y colaboración de Jesús Carmona y Miguel Angel Berna.

Además, con el flamenco como vehículo, ha brindado posibilidades educativas y artísticas a los más desfavorecidos, labor que ha sido reconocida por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, por el Ministerio de Cultura de Cuba y otras instituciones ligadas a la cultura.