Manifestación en Afula contra la venta de una casa a familia árabe

El alcalde, su ayudante y miembros del consejo regional se unen a una protesta que pretendía “asegurar que la ciudad preserva su carácter judío”, donde ondearon banderas de Israel y eslóganes de la organización extremista Lehava.
Post thumbnailPancarta en Afula pidiendo "preservar el carácter judío". / Foto: Facebook "Otzmá Yehudit Afula"

El alcalde de la ciudad de Afula, así como su ayudante y decenas de residentes de la ciudad al norte de Israel protestaron en contra de la venta de una casa a una familia árabe.


“Continuaremos para asegurar que Afula preserva su carácter judío”, dijo Itai Cohen, miembro del consejo local durante el evento. “Quienes pretendan una ciudad mixta, que no busquen aquí. Somos un poblado de derechas con características judías”, comentó a la radio Galei Tzahal.


Ondeando banderas israelíes y eslóganes de la organización extremista Lehava -que se opone a los matrimonios mixtos entre árabes y judíos, la asimiliación judía y los derechos de la comunidad LGBT-, los protestantes fueron alentados desde una página de Facebook apodada “Otzmá Yehudit Afula”, en que se apuntaba que “nuestra ciudad está siendo vendida, no debemos permanecer en silencio”.


Otzmá Yehudit (Poder Judío) es una formación heredera del ilegalizado partido Kach, impulsada por el rabino Meir Kahane, que fue prohibida en los años 80 en Israel por sus postulados abiertamente racistas y supremacistas. Actualmente, Otzmá Yejudit está integrado en la coalición “Unión de Partidos de Derecha”, una unión que promovió Netanyahu poco antes de los comicios de abril para asegurar la representación parlamentaria de formaciones minoritarias de extrema derecha.


El alcalde de Afula, Avi Elkabetz, ya participó en el pasado en protestas contra la venta de casas a árabes. En las últimas elecciones locales, se postuló bajo el lema “preservemos el carácter judío de Afula”.


En 2016, la corte judicial de Nazareth canceló licitaciones obtenidas por familias árabes israelíes para construir casas en Afula, meses después de que se desataran protestas racistas en la ciudad. El año pasado, la policía abrió una investigación por un grafiti en la casa de un residente de la ciudad, en que se leía “muerte a los árabes”.