Madres que juegan con felicidad, mejoran la comunidad y acercan a las familias: Las Mamanet

Post thumbnailYo tambien soy de Mamanet
Durante años, cada generación de madres, vivió la escolaridad de sus hijos de una manera estresante. Era la rutina del desayuno, escuela, esperar su regreso, merienda y cena. Mientras los hombres se entretenían jugando o mirando fútbol o básquet (entre otros) las mujeres se desenvolvían puertas adentro. Las generaciones fueron cambiando, los cambios sociales y comunitarios cambiaron también y los niños adquirieron nuevos entretenimientos. La tecnología también los alejó de los parques.

Poco a poco comenzaron un grupo de madres a jugar Catchball (Cadureshet). El grupo se amplió con otras madres del jardín de infantes y de primaria.  El potencial ya existía de las agrupaciones comunitarias de cada escuela y de cada nivel que contribuían de maneras diversas al entorno escolar y extra escolar, y llegaban incluso a toda una ciudad. Eran cientos y cientos de madres con algún tiempo libre que buscaban algo más...

Logo Mamanet


En el 2005 se establece la Liga Mamanet y llega hasta nuestros días siendo la Liga más grande en deporte de madres en todo Israel. Ya tiene miles de madres jugadoras en 90 ciudades y se está extendiendo en el exterior como en Austria, Grecia, Italia, Chipre y los EEUU. Mamanet llegó para cambiar la sociedad  deportiva en general y también para mejorar sus propias vidas en particular.

Toda mujer mayor de 30 años puede participar en la Liga. Y es Mamanet la única Liga exclusiva para madres.  Pueden participar aquellas que ya fueron atletas o participaron activamente de algún deporte como las que jamás en sus vidas han realizado deporte alguno.  No hay restricciones de edad, altura o peso para participar en Mamanet, sólo ser madre. Las competidoras representan a la escuela anotada en Mamanet (primarias, secundarias y preparatorias), juegan por el orgullo de la escuela y a su vez defienden el orgullo competitivo  de sus hijos.  Estas actividades unen más a las familias que ante cada partido reciben los vítores de sus hijos, maridos y amigos. La Copa, si se consigue, queda en la escuela como Trofeo.

Final Liga 2018-19 - Foto: Mamanet


Si bien en fotos relacionamos directamente el deporte con el Vóley, no se trata de eso.  Consideremos que está abierto a madres que tuvieron o no contacto con algún deporte en su vida. Entonces se creó un nuevo juego basado en una cancha de Vóley, con la misma pelota pero diferentes reglas. En el vóley tradicional, la pelota no se detiene, sino que por medio de golpes se hacen los pases hasta pasarla del otro lado de la red. En Catchball (Cadureshet), la pelota al pasar la red se atrapa. y se pasa a una compañera, o se devuelve al otro lado de la red ( ataque).

Mamanet consiguió gran prestigio por su dedicación comunitaria, teniendo en cuenta que el 100% de los proyectos comunitarios son ideas proporcionadas por las madres. A saber:

Mamanet y los niños : formación de jóvenes en riesgo para ser árbitros;
Mamanet sensibilizando sobre el cáncer de mama : torneo nacional que se celebra una vez al año durante el mes mundial.
Ligas Mamanet en refugio para mujeres maltratadas;
Liga de Mamanet en la única prisión para mujeres en Israel.
Mamanet : ayuda a los refugiados a integrarse en las comunidades locales

La Universidad de Columbia y la Universidad Ben Gurión han realizado una investigación sobre el impacto de Mamanet en la vida de las mujeres. Dos conclusiones principales de la encuesta:

  1. Las mujeres sienten que Mamanet les ofrece la experiencia deportiva que buscan

  2. Las mujeres sienten que Mamanet les da la voluntad de mejorar las comunidades y las empuja a proponer proyectos comunitarios a nivel regional o nacional. Algunos estudios realizados comparativamente sobre las mujeres Mamanet y el resto de mujeres aún dentro de la misma comunidad dieron como resultado que la alimentación, el movimiento físico, la frecuencia de entrenamientos, la felicidad de activar social y deportivamente, el orgullo de competir por la escuela de sus hijos, el apoyo comunitario y familiar y las relaciones sociales dentro de los equipos y con los equipos contra los cuales comparten el sano espíritu de la competencia marcan una alta disminución de la depresión, desórdenes alimentarios, stress y soledad.


Mamanet ya es una marca “exportable” por las virtudes y sanas relaciones que concreta. Quizás de un inocente juego de plaza en un momento de esparcimiento, nace una nueva modalidad de convivencia escolar, de unión y trabajo comunitario, de felicidad familiar que cambie el concepto de  sociedad para siempre.

Mamanet Zurich - Foto: Mamanet