Los ultra ortodoxos amenazan con derribar el Gobierno de Israel, si no convierte en ley la exención del servicio militar

Post thumbnailMoshe Gafni Foto: Kneset
El ministro de Defensa, Avigdor Liberman, destacó su rechazo al proyecto de los partidos ultra ortodoxos (haredim) que busca convertir en ley la exención del servicio militar para los jóvenes de ese sector.

Liberman manifestó a su partido, Israel Beitenu (Israel nuestro hogar) que apoyará unicamente una legislación sobre el enrolamiento de los jóvenes ultra ortodoxos en las filas del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal)  tal como ha sido formulada por el equipo profesional del Ministerio de Defensa.

“La posición de Israel Beitenu sobre la cuestión de la conscripción de los jóvenes ultra ortodoxos es clara y transparente. Israel Beitenu está dispuesto a un compromiso y mostrarse flexible en muchos tópicos, excepto uno: la seguridad del Estado de Israel”, declaró Liberman. "Espero que todos ignoren los reparos electorales y se atengan únicamente a las consideraciones de seguridad".

El diputado Moshe Gafni del partido ultra ortodoxo Judaísmo Unido de la Torá (Iahadut Hatorá), amenazó con dejar de votar junto con la coalición, tirando abajo  de hecho al actual Gobierno del primer ministro, Biniamín Netanyahu; si las facciones políticas que componen la coalición no apoyan el proyecto de ley para eximir a los estudiantes de las yeshivot (academias rabínicas) del servicio militar.

Gafni, que preside el Comité de Finanzas de la Knéset (Parlamento), advirtió en ese foro que si no se somete la ley de enrolamiento a votación, el miércoles, su partido dejará de votar con la coalición y su "loca" legislación.

"La ley de enrolamiento es extremadamente importante para nosotros y es parte de los acuerdos de la coalición", puntualizó Gafni.

"La traeremos para su votación. Si los miembros de la coalición se oponen, no votaremos más a favor de las leyes locas que traen ustedes", advirtió Gafni a los partidos políticos que conforman el Gobierno.

Algunos observadores estiman que las investigaciones de supuesta corrupción en torno al primer ministro lo colocan en una situación de especial debilidad política frente a sus socios de coalición, haciendo que el mandato de Netanyahu se vea más vulnerable a las presiones de los sectores que sus aliados representan.

Los críticos sostienen que la ley que proponen los partidos ultra ortodoxos ha sido concebida para anular la decisión de la Corte Suprema de Justicia, que en septiembre de 2017, determinó que las eximiciones masivas del servicio militar son discriminatorias y dañan el principio de igualdad ante la ley.