Los presos de Hamás lanzan una huelga de hambre porque Israel les bloqueó los teléfonos celulares

Post thumbnailPrision Kziot Foto: Yosi Harishon I Wikimedia CC BY-SA 3.0
Los terroristas de Hamás detenidos en las cárceles israelíes lanzaron una huelga de hambre en protesta por la instalación de dispositivos electrónicos, en algunas prisiones, que bloquean el uso de teléfonos celulares ingresados de contrabando en los pabellones.

Los  cabecillas de la huelga amenazan con escalar la protesta y negarse a beber agua sin en siete días no se cumplen sus exigencias por mejores condiciones y la eliminación de las señales de interferencia que bloquean sus teléfonos móviles.

La huelga de hambre está conducida por algunos de los más notorios criminales palestinos que Israel haya puesto tras las rejas, señala un reporte del Canal 13. Entre ellos figura Arman Mahamed, que cumple una condena de 36 cadenas perpetuas por el atentado suicida contra el Café Moment, en el centro de Jerusalén el 9 de marzo de 2002, en el que fueron asesinadas once personas y 54 resultaron heridas; Hassan Salame que cumple 84 cadenas perpetuas por el atentado al autobús de la línea 18 en Jerusalén en 1996; y Muammar Abu Sheikh, que cumple 29 cadenas perpetuas por su papel en el atentado en el Park Hotel en la noche de Pesaj (pascua judías) el 27 de marzo de 2002, en el que fueron asesinadas 30 personas y 140 resultaron heridas.

El ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, negó que las condiciones de vida en las cárceles de los presos se hayan deteriorado en los últimos meses y defendió los dispositivos electrónicos que bloquean los teléfonos celulares que han sido introducidos clandestinamente en las prisiones.

“Es algo loco que los terroristas en la prisión puedan estar en contacto con los grupos terroristas”, expresó Erdan en un evento cultural en Kfar Saba.

Un oficial del Servicio Penitenciario de Israel expresó que en los últimos meses se identificaron catorce incidentes distintos o llamadas ilícitas para instigar ataques terroristas.

Erdan expresó que los terroristas presos están amenazando con una hospitalización masiva para extraer concesiones, rechazó negociar con ellos y dijo que no tiene intenciones de “rendirse” a esas demandas.

“Es una presión que están tratando de aplicar. Créanme, los terroristas que se mueran de hambre, es lo último que a mí me importa”, apuntó.

Erdan añadió que Israel enviará personal médico adicional a las prisiones de cara a la huelga de hambre para prevenir la necesidad de hospitalizaciones.

“Esperemos que ellos se quiebren antes”, agregó.