Los partidos nacionalistas religiosos vuelven a unirse de cara a las elecciones en Israel

Post thumbnailNaftalí Bennett Foto: Knéset
El partido Nueva Derecha, liderado por el ministro de Defensa en funciones israelí, Naftali Bennett, sumó al partido religioso nacional Hogar Judío (Habait Haiehudí) al bloque previamente conformado con Unión Nacional, para presentarse como una lista unificada de cara a los comicios del próximo 2 de marzo.

A pocas horas del cierre del plazo para la presentación de listas para las elecciones de marzo, Rafi Peretz, ministro de Educación en funciones y líder de Hogar Judío, decidió unirse al bloque liderado por Bennett.

Esta decisión, que se dio tras extensas negociaciones mediadas por el primer ministro Benjamín Netanyahu con el fin de evitar que se "desperdicien votos en el bloque de derecha", incluyó la separación de Hogar Judío del partido Poder Judío (Otzmá Iehudit), una agrupación extremista cuya inclusión en la alianza fue vetada por Bennett.

Poder Judío, que al igual que en los comicios del pasado mes de septiembre se presentará separado del resto del nacionalismo religioso, tiene entre sus miembros a seguidores del rabino asesinado Meir Kahane, parlamentario israelí en los años 80 que impulsaba iniciativas antiárabes y contra el matrimonio y el sexo entre judíos y no judíos, y a quien se prohibió más tarde volver a presentarse a unos comicios porque su partido, Kaj, fue ilegalizado por racista.

El bloque de partidos de la derecha religiosa que se presentará a los comicios de marzo será prácticamente el mismo que obtuvo siete escaños en las elecciones de septiembre del año pasado, en las que Poder Judío obtuvo menos del 2% de los votos y no logró ingresar a la Knéset (Parlamento israelí).

La unión de estos partidos se da dos días después de que las dos principales facciones de izquierda del país (Laborismo-Guesher y Meretz) anunciaran que se presentarían unidas.

La conformación de estas alianzas responde en algunos casos a la necesidad de asegurarse la cantidad mínima de votos (3.25%) necesaria para ingresar al Parlamento. EFE y Aurora