Los palestinos, la felicidad y la "ocupación"

Post thumbnailFoto: Pixabay
Fuente: Centro BESA 

Resumen ejecutivo: En una clasificación académica de países según el nivel de felicidad, los "territorios palestinos" están lejos de estar al final de la lista, algo sorprendente, ya que las lamentaciones interminables sobre la "ocupación israelí" sugerirían un resultado diferente. La verdadera tragedia ocurre en Túnez, que logró la democracia pero no ha registrado los dividendos económicos esperados. Sus ciudadanos están más descontentos que los palestinos.

Puede sonar frívolo intentar medir la felicidad. Aún así, para un grupo de expertos de la Universidad de Columbia y dos respetables institutos de política canadienses, la medición de la felicidad y la clasificación de los Estados por puntaje de felicidad es un asunto serio.

A juzgar por los países que están en los primeros y en los últimos puestos en la lista de 157 estados para los cuales se hicieron mediciones, los hallazgos parecen plausibles.

Finlandia, Dinamarca, Noruega, Islandia, los Países Bajos, Suiza, Suecia, Nueva Zelanda y Canadá cuentan con los puntajes más altos de felicidad. La lista clasifica a los países por características positivas como el PIB per cápita, el Índice de Desarrollo Humano (el agregado de datos económicos, educativos y de esperanza de vida) y la libertad humana y la democracia.

Los mismos países también tienen la clasificación más baja en características universalmente consideradas adversas para la calidad de vida humana, como la tasa de criminalidad, los accidentes de tránsito medidos por muerte y lesiones y la tasa de suicidios (la creencia generalizada de que los países escandinavos sufren altas tasas de suicidio está lejos de ser precisa).

Tampoco los Estados con los puntajes de felicidad más bajos generan mucha sorpresa. Haití, Botswana, Yemen, Ruanda, Tanzania, Afganistán, República Centroafricana y Sudán del Sur son conocidos por su falta de democracia, corrupción desenfrenada y niveles muy bajos de bienestar económico. La mayoría también son notables por su inestabilidad política, que, en el caso de Siria, Yemen, Afganistán, República Centroafricana y Sudán del Sur, puede caracterizarse como guerras civiles a largo plazo y a gran escala.

No es sorprendente, por lo tanto, que los países más felices sean aquellos hacia donde las personas arriesgan sus vidas para llegar. Los países en la parte inferior de la lista son aquellos desde donde muchos huyen en busca de una vida mejor en otro lugar.

Lo que llama la atención es la clasificación de los "Territorios Palestinos" en comparación con otros países. Con una puntuación de 4,7, ocupa el puesto 111 de 157.

Un estudio académico descubrió que el 60% de las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas que condenan el comportamiento de los Estados hacia sus propias poblaciones o hacia otras se dirigieron a Israel, en un mundo en el que más de la mitad de la población mundial (casi cuatro mil millones de personas) vive en Estados despóticos. Esto incluye Corea del Norte, donde el régimen ha aterrorizado brutalmente a sus 25 millones de ciudadanos durante más de setenta años.

Si Israel fuera tan vil como lo sugiere el registro de la Asamblea General de las Naciones Unidas, uno podría esperar razonablemente que los "Territorios Palestinos" estuvieran al final de la lista, junto con Yemen, Afganistán y Sudán. El error esencial es que los territorios, que supuestamente están bajo "ocupación", existen en realidad bajo dos regímenes despóticos separados, ninguno de los cuales es israelí: la Autoridad Palestina bajo Mahmoud Abbas y Gaza bajo Hamas.

Incluso reconociendo esa realidad, uno podría anticipar que la felicidad palestina bajo esos regímenes despóticos los colocaría al final de la lista. Pero parece haber más felicidad relativa entre la población de los Territorios que en una variedad de Estados del Medio Oriente, algunos de los cuales se encuentran entre los más vociferantes en su condena de la "ocupación" israelí de los palestinos. Irán, rico en energía, por ejemplo, ocupa siete lugares más bajos en el índice de felicidad que los Territorios Palestinos.

Aún menos felicidad prevalece en Egipto, cuyo régimen frecuentemente inicia las condenas de la ONU de la "ocupación" de Israel. Egipto está cerca del final de la lista en 138, significativamente más bajo que los palestinos que trabajan "bajo la ocupación".

Es la comparación con Jordania lo que ocasiona mayor sorpresa. Si la "ocupación" de Israel es tan onerosa, ¿cómo es que la tasa de felicidad en Jordania es solo un poco más alta que la de los palestinos que viven bajo esa "ocupación"? Jordania, con una clasificación de 102, es solo ocho ranuras más alta que los Territorios Palestinos.

Recuerde que la clasificación une a los palestinos que viven en Cisjordania y Gaza, cuando los primeros tienen niveles de ingresos más altos que los segundos. Si la clasificación diferenciara entre los dos, los palestinos que viven en Cisjordania podrían generar una puntuación al menos igual a la de Jordania, donde no hay "ocupación israelí".

La clasificación palestina sería más impresionante si los 193 Estados miembros de la ONU fueran encuestados. El índice es abrumadoramente mejor representado por los Estados más ricos, que son más fáciles de encuestar que los Estados más pobres. Un país notable por su ausencia en la lista es Corea del Norte, donde una encuesta como esta sería imposible de administrar (el régimen de Corea del Norte probablemente justificaría la ausencia del país de la lista con el argumento de que sus ciudadanos son las personas más felices).

La verdadera tragedia que expone el índice es la de Túnez, no la de los palestinos.

Túnez es el único país de la llamada "Primavera Árabe" que ha cumplido de alguna manera las expectativas de aquellos que dieron ese nombre a los levantamientos. Desde la destitución del antiguo régimen en diciembre de 2010, Túnez cambió con éxito su constitución, celebró tres elecciones libres y vio un partido ampliamente afiliado a la Hermandad Musulmana, an-Nahda, unirse a una coalición gubernamental y luego renunciar al poder pacíficamente, según las reglas del juego democrático. Es el único país en el mundo árabe designado como "libre" por Freedom House, un grupo de expertos que clasifica los derechos humanos y democráticos.

Sin embargo, a pesar de estos logros Túnez, con una clasificación de 125, ocupa un lugar más bajo en cuanto a felicidad que los palestinos. El fracaso de la democracia en generar dividendos económicos (prevalece el estancamiento económico y las altas tasas de desempleo) afecta a la ciudadanía, donde hay mucha gente joven.

El caso tunecino ofrece una lección a los palestinos y sus partidarios de "Peace Now". En política, hay pocos casos de soluciones simples a problemas complejos.

Así como la democracia para Túnez no se tradujo automáticamente en prosperidad o felicidad, no hay garantía de que un Estado palestino de hecho y de derecho e independiente, incluso si pudiera surgir a pesar de las profundas divisiones internas, sería una panacea para los problemas que enfrentan los palestinos.




Esta es una versión editada de un artículo que apareció en el Jerusalem Post el 17 de julio de 2019.

Hillel Frisch es profesor de Estudios políticos y de Medio Oriente en la Universidad de Bar-Ilan y un veterano investigador asociado en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat.