Los ministros Bennett y Shaked no renuncian: “Queremos creerle a Netanyahu”

Post thumbnailNaftalí Bennett Foto: Kneset
El ministro de Educación y líder del partido religioso nacional Habait Haiehudí (Hogar Judío), Naftalí Bennett, anunció que no renunciará al Gobierno; a pesar del ultimátum que había proclamado según el cual solo el cargo de ministro de Defensa impediría que abandonara la coalición. “Si el primer ministro es serio en sus intenciones, y quiero creer en sus palabras le dijo ciertamente que estoy aquí. En este momento, retiramos todas nuestras exigencias políticas y nos ponemos a disposición para ayudarlo en la enorme misión para que Israel vuelva a triunfar”.
Bennett reconoció que a raíz su colosal zigzagueo pagará un “precio político en las horas y los días próximos”, pero explicó que esperar superarlo y prefiere que “el primer ministro me venza en la lucha política y no que [el líder de Hamas, Ismail] Haniyeh derrote al Estado de Israel”.
Bennett cuestión el discurso previo del primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien expresó que Israel se encuentra en una situación altamente sensible en materia de seguridad. “La situación actual no es más peligrosa que hace algunos meses cuando el primer ministro trató de tirar abajo a su propio gobierno por razones políticas debido a la corporación [de radiodifusión]”, recordó Bennett. “La situación es la misma, hay enemigos, pero ellos no me preocupan. Algo malo nos sucede por dentro: falta de determinación, desconcierto y confusión”.
"Nuestros combatientes tienen más miedo al Fiscal General Militar que a [al cabecilla de Hamás, Yahya] Sinwar. De doblegar al enemigo hemos pasado a aliviar al enemigo. Las cosas que antes estaban claras ahora son repentinamente cuestionables. Por alguna razón, alguien decidió llamar a los terroristas que lanzan globos con el término embustero de "niños". Esa moralidad distorsionada nos llevó a comprender que es mejor que ellos pongan en peligro a nuestros hijos en lugar de que los matemos".
La Ministra de Justicia, Ayelet Shaked, explicó que "la decisión puede perjudicarnos a nivel personal, pero decidimos actuar con responsabilidad nacional. No tenemos el lujo de sopesar consideraciones personales, nuestra mano es demasiado importante para bajarla del gatillo. El partido Habait Haiehudí seguirá siendo el oxigeno nacional del Gobierno".