Los escudos humanos del nuevo antisemitismo

La identificación con el movimiento BDS es inmoral. No es parte de una lucha general contra situaciones en las que las fuerzas de un Estado nación están presentes en el territorio de otra nación.
Post thumbnailFoto de archivo: Henning Bagger / Ritzau Scanpix / via REUTERS
Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs

Entiendo la mentalidad de los israelíes que defendieron el movimiento BDS en respuesta a la resolución anti-BDS de Alemania1. Me recuerdan a los palestinos en Gaza que vienen a defender a los terroristas de Hamas en respuesta a la actividad israelí contra ellos. Aunque hay diferencias importantes entre los dos, la similitud en la mentalidad es profunda y claramente evidente.

Los que están en el techo de un edificio en Gaza, tratando de obstaculizar los esfuerzos de Israel para defenderse contra los terroristas que operan dentro del edificio, no son terroristas. No están allí para matar a los israelíes. Están allí para expresar una identificación básica con los terroristas, con sus objetivos y con los medios violentos y terroristas que emplean. Cuando están allí, obstaculizan la lucha contra el terrorismo y, por lo tanto, lo fortalecen, y se convierten en participantes del peligro que crea el terrorismo para los soldados y civiles de Israel.

Quienes acuden a la defensa del movimiento BDS en respuesta a la resolución de Alemania no son antisemitas. No lo hacen para discriminar a los judíos, ya sea en Europa o en los Estados Unidos. Lo hacen para expresar una identificación básica con un movimiento que está contaminado por el antisemitismo, por sus objetivos y por los medios malévolos y antisemitas que emplea. Cuando se ponen de pie allí, obstaculizan la lucha contra el nuevo antisemitismo y, por lo tanto, lo fortalecen y se convierten en participantes del peligro que el antisemitismo crea para los judíos y para todos los aspectos de sus vidas.

La identificación con el movimiento BDS es inmoral. No es parte de una lucha general contra situaciones en las que las fuerzas de un Estado nación están presentes en el territorio de otra nación. Este movimiento no tiene interés en lo que sucede en el Tíbet. No tiene ningún interés en lo que sucede en la península de Crimea. No tiene interés en lo que sucede en el Sáhara Occidental. Está interesado únicamente en la presencia del Estado-nación del pueblo judío en un territorio en disputa. Tomar un interés operativo único en una situación, mientras se ignora fundamental y perpetuamente todas las situaciones comparables, es una forma de racismo. La mentalidad racista hacia los judíos se llama antisemitismo. La mentalidad racista hacia Israel es el nuevo antisemitismo. Quienes se oponen a la resolución de Alemania lo defienden [el antisemitismo].

Por qué el movimiento BDS es inmoral

La identificación con el movimiento BDS es inmoral también por otras razones. Primero, el objetivo del movimiento es causar daños económicos, culturales y políticos a todo el pueblo de Israel. Esta es una identificación impermeable que no tiene reparos en la simple y ciega imposición de daño.

Segundo, es una identificación cobarde que no muestra ningún indicio de coraje para oponerse a otras situaciones comparables contra China o Rusia.

Y tercero, es una identificación hipócrita que no muestra signos de estar preparada para oponerse a Estados Unidos que, durante el mandato del presidente Trump ha sido el principal patrocinador de Israel de una manera sin precedentes. Si el movimiento BDS tuviera principios ideológicos sólidos, llamaría a sus partidarios a boicotear Estados Unidos, deshacerse de ellos y sancionarlos. Nunca lo hará porque esa no es una característica básica del comportamiento antisemita.

Las conclusiones también deben extraerse de la naturaleza poco realista de la actividad de BDS. Esencialmente esta actividad ha sido rica en financiamiento y exigua en logros. Las organizaciones racionales extraen lecciones del fracaso continuo de su actividad. Las organizaciones ideológicas bien financiadas no dejan de operar, incluso cuando no tienen logros reales qué mostrar por su frenética actividad; mostrar la ideología, aunque sea completamente inútil, es su principal preocupación.

La actividad de BDS continúa porque lo que quieren sus instigadores es el despliegue continuo del nuevo antisemitismo que abrazan, incluso si —en el pasado, presente y futuro— los logros son insignificantes. Tales movimientos no necesitan logros para justificar la forma en que hacen alarde de sí mismos. Existen para hacer alarde de sí mismos. Ayudarlos significa incitar el despliegue continuo e incesante del nuevo antisemitismo.

BDS Hamburg

Una evaluación moral del movimiento BDS también debe incluir una evaluación de sus actitudes hacia sus socios en la lucha. No tiene sentido negar la concordancia de objetivos entre la actividad de este movimiento y la actividad terrorista de las organizaciones que operan en las fronteras de Israel al norte, al sur y al oeste. Estos grupos gozan del apoyo inequívoco de Irán, un poder hostil, evidentemente antisemita. La actividad en la parte principal de este mosaico de actividades no puede estar separada de lo que ocurre en otras partes principales del mismo mosaico. El esfuerzo por defender el movimiento contra la resolución de Alemania es cómplice, indirecta pero inequívocamente, del esfuerzo antisemita de Irán contra la existencia de Israel y el esfuerzo terrorista de Hamas y Hezbolá hacia el mismo propósito.

Los escudos humanos de los terroristas no son terroristas, pero tampoco son civiles inofensivos, desde el punto de vista de la lucha contra el terrorismo. En última instancia, no hay más remedio que actuar contra los escudos humanos voluntarios, incluso con medios militares, para defenderse como sea necesario contra los terroristas. Los escudos humanos del nuevo antisemitismo no son antisemitas, pero tampoco son civiles inofensivos, desde el punto de vista de la lucha contra el nuevo antisemitismo. En última instancia, no hay más remedio que actuar contra ellos, con medios diplomáticos, legales y económicos, para defenderse como sea necesario contra el nuevo antisemitismo.




Notas:

1 https://www.reuters.com/article/us-germany-bds-israel/germany-designates-bds-israel-boycott-movement-as-anti-semitic-idUSKCN1SN204




Acerca del profesor Asa Kasher: es profesor emérito Laura Schwarz-Kipp de Ética Profesional y Filosofía de la Práctica y profesor emérito de Filosofía de la Universidad de Tel Aviv en Israel. En 2000 el profesor Kasher recibió el Premio Israel por su trabajo en filosofía y ética, también es autor del código de ética de las FID.