Los desafíos y la agenda de Gantz como ministro de Defensa de Israel

Post thumbnailFoto: Reuters/ Abir Sultan
El ex jefe de gabinete de las FDI, Benny Gantz, asumió oficialmente su cargo como ministro de Defensa hace una semana. Sus primeros desafíos serán librar una amarga lucha por un presupuesto de defensa y promover un enfoque cauteloso del plan de paz de Donald Trump.

En sus comentarios en la ceremonia formal de nombramiento como ministro de Defensa el lunes pasado, Benny Gantz recordó las cientos de veces que él, como jefe de personal de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel], entró en la oficina del ministro de Defensa, que se extiende a cada lado sobre el puente que conecta la sede de las FDI con el edificio del ministerio de Defensa, en el complejo Kirya en Tel Aviv.

Gantz felicitó a su predecesor, Naftalí Bennett, diciendo: "No podía dejar de impresionarme con su decisión de pensar fuera de la caja y desafiar el sistema por el deseo de mejorarlo".

También pronunció una advertencia sobre los peligros del pensamiento inflexible, diciendo: “Ahora cumplimos 20 años desde la salida de Israel de la zona de seguridad en el Líbano… nos ahogamos hasta cierto punto en un pensamiento rígido, lo que nos dejó atrapados en el mismo lugar durante décadas. Hoy, debemos mirar el panorama general y siempre examinarnos a nosotros mismos”.

Los comentarios de Gantz abordaron muchos de los temas establecidos para dominar su agenda e insinuaron los tipos de políticas que promoverá como ministro de Defensa.

Poner en marcha el plan Momentum

La prioridad de Gantz será, sin duda, asegurar un presupuesto de defensa adecuado que se extienda por los próximos cinco años. Esto será para permitir, al menos en cierta medida, la implantación del programa multianual de las FDI, denominado "Momentum".

Gantz habló de la necesidad de promover Momentum, un proyecto emblemático del jefe de gabinete de las FDI, teniente general Aviv Kojavi. El plan de Kojavi está destinado a permitir a las FDI "hacer frente a las amenazas presentes, así como a las amenazas futuras", dijo Gantz.

Con Israel entrando en un período de déficit presupuestario importante debido a la crisis del coronavirus, y en la espera que la competencia por los fondos estatales de otros ministerios sea feroz, Gantz tratará de salvar la mayor cantidad posible del plan Momentum.

Según un informe de Ynet, Kojavi dijo recientemente a los asociados sobre la necesidad de ahorrar "al menos el 70% de Momentum", describiéndolo como "la póliza de seguro para nuestros hijos y nietos, nuestra vacuna contra las amenazas de seguridad existentes [y futuras]".

El plan prevé la creación de un FDI, basado en la red, más nítido, más letal, que podría destruir cantidades sin precedentes de activos e instalaciones enemigas en un tiempo récord. Crearía unidades de campo que recibirían una gran cantidad de nuevas capacidades, lo que significa que los batallones individuales estarían conectados digitalmente a todas las fuerzas relevantes en sus sectores, así como a la Dirección de Inteligencia. Un comandante de compañía podría activar sus propios drones y usar la red de comando digital de las FDI para activar tanques, helicópteros o unidades de guerra electrónica, inmediatamente después de la detección de objetivos sujetos a la oportunidad.

Un "mar tormentoso" hace estragos alrededor de las fronteras de Israel

En cuanto a sus poderes Gantz, como todos los ministros de Defensa anteriores a él, no puede decidir por sí solo lanzar operaciones a gran escala o ir a la guerra. Esas decisiones deben ser tomadas por el Primer Ministro y recibir la aprobación del Gabinete en una votación antes de que puedan proceder.

Pero Gantz, quien también se desempeña como viceprimer ministro en un gobierno de unidad, puede influir significativamente en el proceso de toma de decisiones del Gabinete al hacer recomendaciones y representar las posiciones del establecimiento de defensa ante el Gobierno.

También puede recomendar que se realicen operaciones encubiertas más pequeñas contra el desarrollo de amenazas, particularmente contra aquellas que se designan como "bombas de relojería".

En su discurso, Gantz advirtió que la situación más allá de las fronteras de Israel no es estable, describiéndola como un "mar tormentoso". Habló de amenazas tanto cercanas como lejanas y dijo que el establecimiento de defensa debe estar preparado para enfrentarlas todas. "Los ubicaremos, los cortaremos y los destruiremos", dijo.

Líbano, donde se encuentra Hezbolá, el principal adversario militar de Israel, alberga un arsenal masivo de proyectiles de tierra-tierra que coloca todo Israel dentro de su alcance. La fuerza terrorista chiita libanesa está trabajando con su patrón iraní para adquirir también misiles guiados de precisión, lo que le permitiría amenazar objetivos estratégicos civiles y militares en el interior de Israel.

En Siria, Hezbolá está tratando de establecerse en la frontera con Israel. Al mismo tiempo, Irán está intentando crear su propio frente militar contra Israel en Siria. Esto incluye construir bases de misiles y aviones no tripulados y reunir un ejército de decenas de miles de milicianos reclutados de toda la región. Estos esfuerzos se han visto obstaculizados por una serie de ataques aéreos preventivos israelíes de bajo perfil, pero Irán sigue decidido.

Gantz recibirá informes detallados para mantenerse actualizado sobre los últimos eventos en la "campaña entre las guerras", la campaña israelí para hacer retroceder el eje chiita en Siria.

En el propio Irán, la República Islámica está haciendo progresos alarmantes en su programa nuclear, enriqueciendo uranio y desarrollando nuevos tipos de centrífugas. Irán se está acercando cada vez más a la capacidad de quiebre, lo que significa que desarrollar las capacidades de ataque de largo alcance de las FDI debe ser una prioridad.

Mientras tanto, en la Franja de Gaza, Hamás continúa construyendo su ejército terrorista a expensas de las necesidades de su propia población civil. Gantz revisará los últimos planes de contingencia operacional de las FDI para Gaza, mientras que probablemente explorará políticas diseñadas para hacer que el enclave costero sea menos explosivo y más estable.

Un enfoque cauteloso para el plan de paz de Trump

Una de las primeras responsabilidades políticas de Gantz será recomendar un enfoque a la cuestión de cómo navegar el plan de paz de Trump en Medio Oriente, lo que implicará formular una posición sobre el llamado del primer ministro Netanyahu para extender la soberanía sobre parte de Ribera Oriental.

En sus comentarios Gantz insinuó que adoptará un enfoque cauteloso en este frente. Él dijo: “Promoveremos el plan [Trump] con todo lo que incluye. Los pasos políticos responsables e importantes requieren un establecimiento de seguridad fuerte que sepa cómo prepararse para la realidad estratégica que enfrenta el Estado de Israel, y que mantenga la atención de quienes toman las decisiones”.

Hizo hincapié en su dedicación a promover la diplomacia y a luchar por la paz, describiendo esto como una ambición sionista importante y de larga data. Esto podría sugerir un deseo de evitar pasos que podrían desestabilizar la vecina Jordania, que se considera un activo estratégico, debido a su coordinación de seguridad con Israel a lo largo de la frontera israelo-jordana y la posición de baluarte contra los esfuerzos iraníes por infiltrarse en la Ribera Oriental desde el este.

Gantz también supervisará y hará recomendaciones sobre la acumulación de fuerza de las FDI. Esto incluye la adquisición de capacidades como, por ejemplo, helicópteros de transporte israelíes de próxima generación; compras adicionales de aviones de combate, y la producción de vehículos blindados avanzados que pueden detectar y atacar enemigos de forma autónoma.

Supervisará los programas de su ministerio para dar forma a los objetivos de seguridad nacional y a completar el desarrollo de la fuerza militar en los niveles de industria, tecnología, desarrollo de armas y relaciones de defensa extranjera.

Una de las primeras medidas de Gantz al asumir su cargo fue nombrar al ex comandante de la Fuerza Aérea de Israel, mayor general (res.) Amir Eshel, como director general del ministerio de Defensa para reemplazar al director general saliente.

Gantz rindió homenaje al papel fundamental del establecimiento de defensa en el tratamiento de la pandemia de coronavirus. Eso incluyó una campaña de adquisición de emergencia global que trajo cargas aéreas de equipos médicos, así como también el inicio de un programa local de producción en masa de equipos médicos mediante compañías de defensa israelíes.

Subrayó la presencia de soldados de las FDI en el terreno para ayudar a las comunidades necesitadas, incluidas las áreas árabes y ultraortodoxas. Se puede esperar que Gantz supervise los preparativos para futuros programas de asistencia al sector civil, en caso de brotes futuros.

Fuente: Centro Begin-Sadat de Asuntos Estratétigicos-BESA




Yaakov Lappin es investigador asociado en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos y corresponsal de asuntos militares y estratégicos. Realiza investigaciones y análisis para think tanks de defensa y es el corresponsal militar de JNS. Su libro The Virtual Caliphate explora la presencia yihadista en línea.