Los deportistas judíos más destacados de la historia

Post thumbnailMark Spitz - Foto: Wikipedia - CC BY 2.0
Existe una idea en un grupo de gente que predica el antisemitismo, que los judíos serían un pueblo “débil”, más bien intelectual y poco dado a los deportes, muchos judíos se han destacado a lo largo del tiempo en distintas especialidades. No pocos han ganado medallas en los Juegos Olímpicos y han sido campeonas y campeones mundiales en sus deportes. Es tanta la importancia que se ha dado al deporte entre los judíos, que desde hace muchos años se desarrollan las Macabiadas, que son el equivalente a las Olimpíadas, en las que participan sólo deportistas judíos de todos los países del mundo.

Mucho antes de la masacre del Holocausto durante la última guerra mundial ya habían destacados deportistas judíos en todos los ámbitos. La lista es extensa, pero algunos de ellos pueden ser nombrados:

Myer Prinstein. Deportista estadounidense, nacido en Polonia, ganó cuatro medallas olímpicas de oro en salto de longitud y triple salto entre 1900 y 1904. Rivalizó con su compatriota judío Alvin Kraenzlein.

Ilona Elek. Fue la primera mujer húngara en ganar un oro olímpico, y la primera tiradora de esgrima en ganar dos medallas de oro, en Berlín 1936 y Londres 1948. Fue la única mujer (de cualquier deporte) en proclamarse campeona olímpica en dos Juegos Olímpicos separados por la guerra. En los juegos de Berlín, 1936, derrotó a la alemana Helene Mayer, que fue la única deportista judía que compitió por Alemania nazi. En esos juegos la judía austriaca Ellen Preis ganó medalla de bronce.

Harold Abrahams. Atleta judío británico que vio su historia inmortalizada en la película Carros de Fuego (1981), donde compartía protagonismo con su compatriota Eric Lidell. Hijo de un inmigrante lituano, fue campeón olímpico de los 100 metros llanos en los Juegos de París 1924.

Garry Kasparov. Ajedrecista ruso aunque nacido en Baku (Azerbaiyán), al que de forma casi unánime se le considera el mejor jugador de toda la historia. A los 17 años ya era Gran Maestro Internacional.

Agnes Keleti. Gimnasta húngara nacida en 1921 que tiene un impresionante palmarés, con diez medallas olímpicas (cinco de oro) ganadas en dos Juegos Olímpicos: Helsinki ’52 y Melbourne ’56. Es la tercera mujer que más medallas ha ganado en la historia olímpica. Desde 1957 se trasladó a vivir en Israel, donde fue profesora de educación física.

Irena Szewinska. Sin lugar a dudas, la mejor atleta judía de la historia. Aunque nacida en Leningrado, fue una corredora polaca especialista en pruebas de velocidad y salto de longitud que participó en cinco Juegos Olímpicos (entre Tokio ’64 y Moscú ’80). En total ganó siete medallas (tres de ellas de oro) en cinco pruebas diferentes, algo que ninguna otra atleta ha conseguido. Además batió numerosos récords mundiales y terminó siendo miembro del Comité Olímpico Internacional.

Yelena Shushunova. Gimnasta soviética nacida en 1969 y considerada una de las mejores de todos los tiempos. Fue campeona olímpica, mundial y europea en los años 80, y su mejor competición fue en los Juegos de Seúl ’88, donde se proclamó campeona individual y por equipos.

Robert James Fischer. Más conocido como Bobby Fischer ( Chicago, Illinois, Estados Unidos, 9 de marzo de 1943 – Reikiavik, Islandia, 17 de enero de 2008 ), fue un gran maestro de ajedrez, campeón mundial entre 1972 y 1975. Obtuvo el título máximo del ajedrez mundial al vencer al soviético Boris Spassky en el denominado “match del siglo”.

Mark Spitz. En los Juegos Olímpicos de Munich ’72 ganó siete medallas de oro, y batió el récord mundial en cada una de las pruebas. Entre México ’68 y Munich ’72 sumó once medallas (nueve de ellas de oro)

Ha habido muchos otros deportistas judíos para mencionar, como por ejemplo Lenny Krayzelburg (natación), Faina Melnik (atletismo), Maria Gorokhovskaya (gimnasia), Gal Fridman (vela), Judit Polgár (ajedrez), Sarah Hughes (patinaje sobre hielo) o Víctor Barna (tenis de mesa). Max Baer, que fue campeón mundial de boxeo en la categoría de peso pesado. Docenas de grandes boxeadores, ajedrecistas, esgrimista, atletas, futbolistas, etc etc.

La lista es muy larga, hay un registro de más de setecientos deportistas judíos destacados en diferentes especialidades, sin contar con los que participan sin que se conozca su origen judío al no ser tan mediáticos. Y muchos otros son medio judíos, como el famoso futbolista británico David Beckham, cuya madre es judía, y él mismo se declara “medio judío” con orgullo.

La decisión del Comité Olímpico de no conceder un minuto de silencio en memoria de los deportistas israelíes asesinados en las olimpíadas de Munich, mancha la imparcialidad que supuestamente deberían tener esos juegos. ¿Temieron acaso a la reacción de los países árabes, que probablemente no se habrían sumado a eso? ¿O acaso lo catalogaron de acto político, lo que según el Comité Olímpico no se debería aceptar? Lo que de todas maneras es una mentira, si se recuerda como las olimpíadas de Berlín en 1936 fueron una exaltación del nazismo.

El pueblo judío es reducido, pero se ha destacado en todos los ámbitos del desarrollo humano. Lo intelectual es de sobra conocido, pero lo deportivo aparentemente lo es sólo por quienes se interesan en esas áreas.
Si bien el deporte no conoce de religiones, etnias o nacionalidades, sólo son logros del ser humano, de igual manera durante las olimpíadas no cabe duda que muchos deportistas judíos se destacan en cada edición.

Sin duda alguna que nombrar a un atleta específico como el mejor Deportista judío de todos los tiempos, es difícil, mas sin embargo casos como el de Irena Szewinska y Mark Spitz sobresalen por encima de los demás, por sus logros y además competir en varios juegos Olímpicos diferentes y ganar varias medallas de oro

Estos casos muestran que el esfuerzo y la dedicación, el deseo de superarse, mostrar una férrea voluntad, llevar una vida ordenada, sin excesos y por supuesto la habilidad, son la base para convertirse en atleta de alto rendimiento por largos períodos de tiempo y ser por ello ejemplos a la sociedad, que es a la postre lo que cuenta y lo que califica el mundo para mantener en el pedestal a sus héroes.

Valga este pequeño reconocimiento, para estos deportistas fuera de serie, y que algunos de ellos lamentablemente están totalmente olvidados.

Fuente: Facebook - Personalidades Judías de Todos los Tiempos