Los compromisos del acuerdo nuclear que Irán ha dejado de cumplir

Post thumbnailInterior de la planta de agua pesada de Arak Foto archivo: Reuters
Las autoridades iraníes han incumplido de modo gradual y en tres fases algunas de sus obligaciones del acuerdo nuclear de 2015, aunque siguen permitiendo las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Los detalles de la nueva y tercera etapa de reducción de compromisos nucleares fueron anunciados este sábado en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos el año pasado tras su retirada unilateral del pacto.

Para regresar al redil, Irán exige al resto de firmantes del acuerdo (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania), pero principalmente a los tres países europeos, que garanticen al menos sus exportaciones petroleras y ciertas interacciones bancarias o compensen estas pérdidas con una línea de crédito.

Estos son los puntos del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus sigla en inglés) que hasta ahora Irán se ha saltado o ha anunciado que incumplirá:

RESERVAS DE URANIO Y AGUA PESADA

El presidente iraní, Hassan Rohaní, anunció el pasado mayo, justo cuando se cumplía un año de la salida del JCPOA de EEUU, que no iba a acatar como primer paso los límites al almacenamiento de uranio y agua pesada, cuyos excedentes eran vendidos a otros países.

El acuerdo establece un máximo de 300 kilos de reservas de uranio y, según señaló el portavoz de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI), Behruz Kamalvandí, a mediados del mes pasado, ya ha superado entre 60 y 70 el límite de la reserva.

Por su parte, un informe emitido el pasado 30 de agosto en Viena por el OIEA, confirmó que Teherán acumulaba unos 57 kilos más que el límite establecido en el pacto.

En cuanto a las reservas de agua pesada, cuyo límite se sitúa en 130 toneladas, no hay constancia hasta la fecha de que esa cantidad haya sido superada.

ENRIQUECIMIENTO DE URANIO

La Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI) anunció el pasado 8 de julio que ya había empezado a enriquecer uranio al 4,5 %, un nivel superior al 3,67 % permitido en el pacto nuclear, su segundo paso en la reducción de sus compromisos.

Esos niveles están entre los límites de enriquecimiento para usos pacíficos, por debajo del 90 % necesario para alimentar una bomba nuclear, e incluso del 20 % al que llegó Irán antes de la firma del JCPOA.

El acuerdo establece que Irán no enriquecerá uranio por encima del 3,67 % durante quince años, al tiempo que limita el número de centrifugadoras para su producción en unas 6.100.

El portavoz de la AEAI advirtió no obstante de que Irán tiene la capacidad de enriquecer uranio por encima del 20 %, pero que en la actualidad no necesita esa pureza.

CENTRIFUGADORAS

La AEAI anunció este sábado su tercer paso: la puesta en marcha de centrifugadoras avanzadas para aumentar sus reservas de uranio enriquecido y ayudar a las actividades de I + D. Se trata de 20 centrifugadoras IR-4 y de 20 IR-6.

Bajo el acuerdo nuclear, Irán se comprometió a reducir en unos dos tercios el número de sus centrifugadoras y a usar solo las de primera generación (IR-1), las menos avanzadas.

Kamalvandí explicó asimismo que han inyectado gas en una cadena de 20 centrifugadoras IR-6 desde ayer y que su "próximo plan es ensamblar la cadena de 30".

REMODELACIÓN DEL REACTOR DE AGUA PESADA EN ARAK

Arak fue remodelado para evitar que produzca plutonio, otro material que puede ser usado para la bomba nuclear, e Irán envió todo el combustible usado del reactor fuera del país.

En el marco de la reducción de compromisos, Rohaní avanzó el pasado mayo que si el resto de socios del acuerdo no cumplían con sus demandas, Irán volvería a construir y completar el reactor de Arak.

Sin embargo, según el último informe del OIEA, Teherán mantiene paralizado su programa de agua pesada y la construcción del reactor de Arak, que habría servido para elaborar plutonio.

MEDIDAS DE TRANSPARENCIA

Este es un compromiso importante que se mantiene. El OIEA tiene acceso regular a todas las instalaciones nucleares iraníes y Teherán aplica, además, de forma voluntaria el Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación (TNP), que permite inspecciones sin previo aviso.

Kamalvandí afirmó que el OIEA seguirá supervisando el programa nuclear: "Los compromisos de Irán con respecto a la transparencia seguirán como antes", agregó el portavoz.

En su último informe, el OIEA indicó que Irán sigue facilitando el control, las mediciones y el acceso de los inspectores internacionales a sus instalaciones nucleares, así como aplicando voluntariamente el Protocolo Adicional del TNP. EFE