Los cineastas judíos en Hollywood

Post thumbnailFoto: Wikipedia - CC BY-SA 3.0
Desde sus comienzos la meca del cine ha estado inundada de cineastas judíos. Si uno hace historia, verá que el establecimiento del régimen nazi en Alemania y en los territorios ocupados, obligó a que buena parte de las actrices-actores y directores de Europa oriental emigraran a EE.UU., con lo que Hollywood fue llenándose de todo ese talento europeo.

Theda Bara fue probablemente la primera actriz judía de éxito en el cine mudo, mientras que en el cine sonoro lo fueron Paul Muni y Edward G. Robinson. Ambos habían previamente actuado en obras teatrales habladas en idish en EE.UU. Paul Muni o Muni Weisenfreund, era judío, nacido en la actual Ucrania occidental, entonces territorio del Imperio Austro-Húngaro, y que su familia emigró cuando el actor era aún un adolescente. Muni ya en ese entonces era todo un poliglota, hablaba ruso, alemán, idish y probablemente polaco o ucraniano.

Emmanuel Goldenberg, nombre real de Edward G. Robinson, venía de Bucarest, Rumania, y se dedicó a la interpretación desde su llegada a EE.UU. Hacia fines de los años 30, cuando la persecución a los judíos se volvía más encarnizada en Alemania, un grupo de actores encabezado por John Garfield y Edward G. Robinson se arriesgó a criticar públicamente a Hitler y a pedir que se suspendieran las relaciones con ese país “hasta tanto cumpliera los principios humanitarios internacionales”. Carl Laemmle suscribió la protesta y Harry Warner pronunció un discurso antifascista.

Después apareció la talentosa Luise Rainer, actriz judía de una familia muy prospera en Alemania, la que se inició en su país natal, pero no le quedó otra alternativa que emigrar tan pronto Hitler se afianzó en el poder. En Hollywood tiene el mérito de ser la única actriz en haber ganado dos Oscar en dos años consecutivamente, primero en 1937 con el excelente filme “La buena tierra”, donde actuó con Paul Muni, y en 1938 en “El gran Ziegfeld” con William Powell y Myrna Loy.

De esos primeros años del cine sonoro son también las actrices Barbara Stanwyck, Joan Crawford (nombre original Lucille Le Sueur), June Allyson (Ella Geisman), Joan Blondell (Rosebud Blustein), Norma Shearer, Judy Garland (Frances Gumm), Betty Grable, Paulette Goddard (Paulette Levy), el neoyorquino Ricardo Cortez (Jacob Krantz), el actor inglés Leslie Howard (Leslie Stainer), que era hijo de alemana-judía; los grandes comediantes, los hermanos Marx, así como el actor Peter Lorre o László Löwenstein, judío húngaro nacido en el territorio de la actual Eslovaquia, en cuya familia se hablaba idish y húngaro, estudió en un colegio de habla alemana y posteriormente en Viena cuando su familia se trasladó allí. Huyó de Alemania en 1933 cuando Hitler era dueño y amo en Alemania.

En la década de los 40 debutaron en el cine norteamericano actores y actrices judíos como John Garfield (Jacob Julius Garfinkle), Dorothy Lamour (Dorothy Kaumeyer), Eva Gabor, Gene Barry, Cornel Wilde, Oskar Homolka, Eddie Cantor, Judy Holliday (Judith Tuvin), Lauren Bacall (Joan Perske), Kirk Douglas (Isadore Demsky), Tony Curtis (Bernie Schwartz), mientras que a finales de los 40 y en los 50 lo hicieron Piper Laurie (Rosetta Jacobs), Cyd Charisse, Shelley Winters, Elli Wallach, Lee J. Cobb, Rachel Weisz, Jeff Chandler, Eddie Albert (Eddie Heimberger), Ernest Borgnine (Effron Borgnine), Martin Balsam, Carroll Baker, Charles Bronson (Charles Buchinsky), Eleanor Parker (Ellen Friedlob), Rod Steiger, Karl Malden (Maiden Sekulovitch), Eddie Fisher, Jerry Lewis (Joseph Levitch) y Walter Matthau (Walter Matasschanskayasky) entre otros.
No faltaron algunos que se convirtieran al judaísmo, como fueron los casos de Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor y Sammy Davis Jr.

La lista ha continuado creciendo con el tiempo, donde se incluyen las hermanas Patricia y Rosanna Arquette, Jamie Lee Curtis, Ellen Barkin, Mathew Broderick, Albert Brooks, Mel Brooks, James Caan, Peter Falk (Columbo), Billy Crystal, Peter Coyote, Daniel Day-Lewis, Michael Douglas, Richard Dreyfuss, Noah Emmerich, Harvey Keitel, Peter Falk, Elliott Gould, Jake Gyllenhaal, Laurence Harvey, Kate Hudson, Scarlett Johansson, Natalie Portman, Lisa Kudrow, Mila Kunis, Gwyneth Paltrow, Winona Ryder, Adam Sandler, William Shatner, Sylvia Sidney, Ben Stiller, Barbra Streisand, Gene Wilder, Debra Winger, Kevin Costner, Dustin Hoffman, Amy Irving, Peter Strauss, Jane Seymour entre otros.

Si bien el listado de actores y actrices es grande, el de realizadores teatrales y de cine no se queda atrás. Los grandes profesores de la interpretación en Nueva York, Stella Adler y Lee Strasberg eran judíos. El listado de directores judíos abarca a Peter Bogdanovich, Joel y Ethan Coen, George Cukor, Max Fleischer, Richard Fleischer, William Friedkin, Menahem Golan, Arthur Hiller, Stanley Kramer, Stanley Kubrick, Fritz Lang, Melvin Leroy, Barry Levinson, Ernst Lubitch, Sidney Lumet, Joseph Mankiewicz, Paul Mazursky, Max Ophuls (Maximilian Oppenheimer), Roman Polanski, Sidney Pollack, Abraham Polonsky, Otto Preminger, Max Reinhardt (Maximillian Goldman), Martin Ritt, Stuart Rosenberg, Herbert Ross, Robert Rossen, John Schlesinger, Melville Shavelson, Don Siegel, Robert Siodmark, Steven Spielberg, Billy Wilder, Robert Wise, William Wyler, Fred Zinneman, David Zucker y Jerry Zucker.

El tema de la discriminación de los judíos en EE.UU. no era muy abordado por el cine norteamericano. Una película en ese tema fue “La barrera invisible (1947)” de Elia Kazan y protagonizado por Gregory Peck, John Garfield y Dorothy McGuire. En esta película Garfield interpreta el papel del discriminado.

De hecho la colaboración entre actores y actrices judíos en el cine es algo muy natural y uno puede ver caras repetidamente actuando juntos. El mejor ejemplo ha sido el de la pareja de Piper Laurie y Tony Curtis, cuyos primeros filmes fueron protagonizados por ambos,
Kirk Douglas también actuó en tres ocasiones con Tony Curtis, como fueron: “Los vikingos (1958)”, “Espartaco (1960)”, “El último de la lista (1963)”

Hoy en día esa colaboración continua al ver las actuaciones conjuntas de los actores Dustin Hoffman, Ben Stiller y Barbra Streisand en varios filmes. Muchos actores llevan el tema de la vida cotidiana de los judíos al cine, Hoffman y Streisand fueron quizás los que más junto con el director Woody Allen.

En los filmes “Lenny (1974)”, “Todos los hombres del presidente (1976)”, “Marathon Man (1976)”, “Kramer contra Kramer (1978)”, “Los padres de él (2004)”, y “La ciudad perdida (2005)”, Dustin Hoffman interpreta papeles de judíos. Barbra Streisand no se queda atrás, así la vimos en “Tal como éramos (1973)”, “Ha nacido una estrella (1976)”, “Combate de fondo (1979)”, “El príncipe de las mareas (1991), Yentl (1983) “Los Fockers, la familia de mi esposo (2004)”, y “La familia de mi novia" (2010)”. En esa misma dirección siempre se han comportado los actores Richard Dreyfuss, Elliot Gould, Adam Sandler y Ben Stiller que interpretaron en numerosas oportunidades personajes judios.

Todo esto sin contar a los dueños de los estudios Paramout, Colimbia, Universal, 20th Century Fox y Warner Bros que eran judíos. Más muchos directores, productores y compositores musicales que también provenían y provienen del pueblo judío hicieron un gran aporte al cine.

Sin dudas, sin el esfuerzo y el talento de todos estos grandes artistas judios, el cine de Hollywood no sería realmente lo que es.

Extraído de Facebook - Personalidades Judías de Todos los Tiempos