Likud se alía con Nueva Derecha y dificulta a Gantz formar gobierno en Israel

Post thumbnailNaftalí Bennett y Benjamín Netanyahu Foto: GPO Haim Zach
El Likud, partido del actual primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, anunció hoy una alianza con Nueva Derecha, lo que disminuye las posibilidades del centrista Benny Gantz de formar una coalición de gobierno.

"Likud y Nueva Derecha formarán inmediatamente una facción conjunta y actuarán de manera unida en la Knéset (Parlamento)", informó el Likud en un comunicado.

Agregó que Netanyahu ofreció a Naftali Bennett, ex titular de Educación y uno de los líderes de Nueva Derecha, la cartera de Defensa, actualmente en manos del primer ministro.

El traspaso del cargo se aprobará en la reunión del Gabinete del próximo domingo y será únicamente temporal, hasta la formación del próximo gobierno.

Esta decisión se produce a menos de dos semanas de que el 20 de noviembre finalice el plazo otorgado a Benny Gantz, líder del centrista Azul y Blanco (Kajol Laván), para formar gobierno y descarta la posibilidad de que Nueva Derecha se sume a una coalición liderada por este.

Para Azul y Blanco, la designación de Bennett como ministro de Defensa responde a "intereses personales y egoístas y no buscan lo mejor para el sistema de defensa y el Estado de Israel"

La intención de Gantz de formar un gobierno de unidad con el Likud se ha visto obstaculizada por la decisión de Netanyahu de negociar como parte de un bloque de 55 parlamentarios que incluye a los partidos derechistas y ultraortodoxos.

El líder de Azul y Blanco ha mantenido reuniones en los últimos días con los dirigentes de las restantes facciones y ha indicado que las negociaciones están progresando, pero en tanto no consiga el apoyo de alguno de los partidos del bloque encabezado por Netanyahu será poco probable alcanzar la mayoría de 61 parlamentarios necesarios para gobernar.

Esta mañana, en un mensaje difundido en su cuenta de la red social Facebook, Gantz acusó al Likud de no estar interesado en la formación de un ejecutivo y que Netanyahu está llevando a Israel a unas terceras elecciones en un año.

Agregó que su partido está "examinando otras alternativas en caso de que las negociaciones con el Likud no sean fructíferas".

En respuesta a ese mensaje, Netanyahu lo acusó de "usar cualquier excusa para no formar el gobierno que los israelíes quieren, un gobierno nacional de unidad", que incluya a los partidos ultraderechistas y ultraortodoxos. EFE y Aurora