Lecciones de la conflagración en Gaza

Post thumbnailCohetes de la Jihad Islámica Palestina
El último estallido en Gaza, un corolario directo de los Acuerdos de Oslo y la retirada unilateral de 2005 de la Franja, es un triste testimonio de los límites del poder israelí y una advertencia contra la repetición de los mismos errores en Cisjordania.

La última conflagración de Gaza fue prácticamente predecible. Aunque carecen de sistemas de armas avanzados como aviones de combate, tanques y artillería, Hamás y la Jihad Islámica han construido un formidable sistema militar que se ajusta a sus necesidades estratégicas al neutralizar aspectos clave de la supremacía militar de Israel.

Tanto es así que es discutible que los dos grupos terroristas hayan logrado un equilibrio estratégico con Israel. No en el sentido de poder conquistar (aunque sea pequeñas) partes de Israel o evitar que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) invadan Gaza; sino en su capacidad de interrumpir la rutina nacional de Israel hasta el punto de detener la actividad financiera y económica del corazón del país: el área metropolitana de Gush Dan.

Subyacente a esta estrategia está el reconocimiento de que los mosquitos son mucho más peligrosos para los humanos que las bestias salvajes. Los mosquitos han matado a millones de personas a lo largo de los siglos, mientras que las bestias salvajes son un fenómeno relativamente raro con el que los humanos han aprendido a lidiar. Incluso los habitantes de la jungla no se encuentran regularmente con leones y leopardos en sus viviendas, mientras que los mosquitos penetran en las casas aparentemente más protegidas, por supuesto. Reconociendo que cualquier intento de abrumar a las FDI en un asalto frontal está condenado al fracaso, Hamas y la Jihad Islámica han tratado de extenuar a Israel a través de numerosos y continuos "aguijonazos" de mosquitos.

Encontrar una respuesta adecuada a esta estrategia es por supuesto una parte integral de la responsabilidad general de las FDI. Pero también depende de la capacidad del público israelí para comprender la naturaleza de la amenaza terrorista y asumir sus muy exigentes consecuencias.

Durante bastante tiempo, la izquierda israelí ha estado hablando a los israelíes sobre la necesidad de reconocer sus límites de poder y poner fin a la “ocupación” de Cisjordania. De hecho, no es la retención continua de este territorio (aunque no su población, que ha estado siendo gobernada por la Autoridad Palestina desde 1996) lo que supone el límite del poder de Israel, sino la incapacidad de las FDI para corregir las consecuencias catastróficas de seguridad que acompañan a tal retirada.

Contrariamente a la creencia de que la potencia de las FDI le permitirá derrotar fácilmente cualquier amenaza del futuro Estado palestino; la experiencia de Gaza en general y la última conflagración en particular ilustran los límites del poder israelí. Incluso si las FDI se lanzan a la refriega y logran una victoria inequívoca (algo que no logró en las tres guerras de Gaza en la última década), aún no podrá evitar la prolongada perturbación de la vida nacional de Israel a través de ataques masivos con cohetes y misiles contra la población civil del país. Esta es una situación que a ningún legislador israelí se le pasará por alto fácilmente.

El general (retirado) Gershon Hacohen es investigador principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Comandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente, fue comandante de Cuerpo y comandante de Colegios Militares de las FDI.

Fuente: BESA Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos