Las FDI destacan que el dron capturado en Siria es iraní, no israelí

Post thumbnailFoto: SANA
Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) negaron cualquier conexión con el dron cuadricóptero capturado en Siria cerca del lado israelí de las Alturas del Golán, y pusieron de relieve que se trata de una aeronave iraní.

“Hoy hemos visto que los sirios demuestran que [el comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní Qassem] Soleimani hace lo que quiere en Siria y definitivamente no le dice al régimen de Assad en qué anda”, apuntó el portavoz militar en idioma árabe, teniente coronel Avichay Adraee.

Horas antes, la agencia oficial de noticias siria SANA había anunciado que las autoridades del régimen de Damasco derribaron y desmantelaron un dron cuadricóptero  de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), en el Monte Hermón, del lado sirio de las Alturas del Golán.

La agencia precisó que la aeronave fue derribada sobre la localidad de Erneh, en la provincia de Quneitra, al suroeste de Damasco.

SANA citó una fuente en el terreno, indicando que unidades de ingeniería competentes desarmaron el dron que estaba armado con bombas de racimo y contenía una cantidad de material altamente explosivo C4 para impedir que fuese desmantelado.

Pero Adraee declaró tajantemente que “no es un dron de las FDI”, y destacó que fue hallado en la misma zona donde un ataque de las FDI desbarató un intento de lanzar drones iraníes “kamikaze” contra el territorio israelí.

El mes pasado, aeronaves israelíes atacaron una célula iraní que planeaba lanzar drones “kamikaze” cargados con explosivos  hacia el territorio de Israel, según el reporte del portavoz de las FDI. La aviación israelí también persiguió y bombardeó a la célula en la zona de Aqraba, al sureste de Damasco, donde murieron al menos dos terroristas  libaneses chiís entrenados y dirigidos por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní.

Mientras tanto, en el Líbano, una investigación del gubernamental concluyó que dos presuntos drones israelíes, que se estrellaron en un suburbio de Beirut en el mes de agosto, estaban en misión de ataque y que uno de ellos estaba armado con 4,5 kilogramos de material explosivo.

El tipo de dron usado en Beirut desató interrogantes sobre el origen de la aeronave, en tanto que algunos analistas sugirieron que podría tratarse de una aeronave iraní.

Medios israelíes indicaron que los drones atacaron una oficina que albergaba un equipo mezclador sofisticado, que era crítico para el programa de fabricación de misiles guiados de precisión del grupo terrorista Hezbollah.